sábado, 16 de octubre de 2010

La invención de Hugo Cabret. Brian Selzrick.


 
            Este era uno de esos Libros que tenía pendientes desde que llegó a La librería donde trabajaba pero como aquel año los Reyes Magos se lo trajeron a uno de mis hermanos, sabiéndolo seguro en una de las estanterías caseras lo fui dejando para más adelante. Hace poco me enteré de que están haciendo una película basada en él y como soy de las que prefieren leer los libros antes de ver las películas (más en este caso que es un libro tan peculiar) decidí que había llegado el momento de leerlo.
            La historia de La invención de Hugo Cabret es la de un chico huérfano, relojero de una estación de trenes de París y ladronzuelo por necesidad. Su vida consiste en mantener a punto todos los relojes de la estación y en secreto que su tío, el verdadero relojero, ha desaparecido. Nadie, ni siquiera el inspector de la estación, sabe que existe pero un día, el dueño de una tienda de juguetes le descubre robando un ratoncito mecánico y a partir de ahí la vida de Hugo cambiará.
El juguetero le quitará un cuadernito, el único recuerdo que el chico tiene de su padre y aunque no sabemos por qué, se verá con el derecho a guardárselo. Intuimos que entre el secreto mejor guardado de Hugo, escondido en su habitación y el relojero hay alguna relación pero nos costará una gran parte del libro averiguar qué es. Además, no podremos hacerlo sin la ayuda de la ahijada del juguetero que también nos dará alguna sorpresa.
            Personajes esquivos llenos de secretos y algo de amargura que se nos irán descubriendo a lo largo del libro para finalmente conseguir inspirarnos una gran ternura.
            Lo especial de este libro, lo que más me gusta a mí, es que, aparte de contar una historia intrigante que nos mantiene en vilo hasta el final, lo hace mezclando con las letras y las palabras unos preciosos dibujos sin los cuales
la novela estaría incompleta. Estos dibujos no sirven para ilustrar lo que nos dicen las palabras sino que lo completan y lo hacen como si de imágenes de una película se tratara. Para enterarnos de todo debemos leer y observar, una cosa sin la otra dejaría la aventura incompleta.
            Un bonito homenaje al cine, tanto en su argumento como en su formato.
           
Creo que vale la pena leerlo, por lo menos echarle un vistazo, ya que las ilustraciones son una verdadera maravilla y su lectura nos proporcionará un rato muy agradable.
¿Lo mejor? Es un libro sin edad, gustará a pequeños que lo hojeen con sus padres, a niños más mayores que prefieran leerlo solos, a adolescentes que quieran admirar sus dibujos, a adultos que sepan apreciarlo como algo original y bien hecho...
No sé cómo será la película, pero este libro, desde luego, tiene mucho encanto.



4 comentarios:

Bookworm dijo...

No tenía ni idea de que pensaran hacer una película sobre este libro. No sé qué tal resultará, pero desde luego el ibro es una preciosidad. Una combinación de imágenes y texto perfecta. Parece un libro enorme, pero la verdad es que se lee enseguida y es muy recomendable.
Me alegro de que te haya gustado.
Un saludo

Blanca dijo...

Es de los libros que tengo pendientes de leer. Sólo hojeando las ilustraciones me ha parecido una maravilla.
Un abrazo

Carmen dijo...

Pues yo no lo tenía pendiente pero ahora, después de leer tu reseña... a la lista!!
Un beso,

Matilda dijo...

Se lee en un ratito, en serio y vale la pena. Es super curioso ver como vas enterándote de cosas con los dibujos, como en una peli. Ya me contaréis que os parece :)
Un abrazo a todos y gracias por los comentarios. ¡¡Me hace mucha ilusión cada vez que veo uno!!

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...