martes, 11 de octubre de 2011

Kafka y la muñeca viajera. Jordi Sierra i Fabra.

            Las Navidades en las librerías, como en todos los comercios, son caóticas, agotadoras y muy especiales y en la que yo trabajaba, pues también. Los domingos que había que ir a trabajar pasábamos el día allí y comíamos rapidito y mal para volver a la vorágine de gente buscando el libro perfecto que pedirle a los Reyes Magos.
          
         Yo tuve suerte porque uno de esos domingos fue inusualmente tranquilo y mi hora de la comida se pudo alargar un poco más, lo suficiente para, con un kebab en la mano y sentada en un banco del parque, poder leer entero el libro que hoy os traigo.


            Estoy segura de que muchos habréis oído hablar de él porque es realmente bonito. Kafka y la muñeca viajera es uno de esos libros que no pueden dejarnos indiferentes, no solo por su historia, sino también porque Jordi Sierra i Fabra nos la cuenta de manera que cada página está llena de ternura y suavidad.
Parece que es una historia real. En sus últimos años de vida, ya enfermo, Kafka paseaba a menudo por el parque. Una tarde se encontró a una niña que lloraba desconsolada. Cuando le preguntó que qué le pasaba esta le contó que había perdido su muñeca Brígida. Ante esta respuesta, el escritor se quedó totalmente sorprendido, ¿qué le decía ahora a la pequeña? Por suerte, pronto encontró una respuesta.

“—Espera, espera, ¡qué tonto soy! ¿Cómo se llama tu muñeca?
—Brígida.
—¿Brígida? ¡Por supuesto! —soltó una risa de lo más convincente—. ¡Es ella, sí! No recordaba el nombre, ¡perdona! ¡Qué despistado soy a veces! ¡Con tanto trabajo!
La niña abrió sus ojos.
—Tu muñeca no se ha perdido —dijo Franz Kafka alegremente—. ¡Se ha ido de viaje!”.

           A partir de ese momento, Kafka se convertirá en cartero de muñecas y le contará a la pequeña Elsi los viajes de Brígida. Lo que el escritor, ni nosotros, lectores embelesados en la lectura hemos pensado, es que esta historia debe acabar de alguna manera y ¿cómo será?


 
          Jordi Sierra i Fabra es uno de esos autores que siempre se recomienda en los institutos, sus libros siempre enganchan y los profesores los suelen poner como lectura obligatoria todos los cursos. Sin embargo, este no es uno de sus libros más conocidos. Mucha gente ha oído la historia y la cuenta como una anécdota en la vida de Kafka, como parece que realmente fue, pero pocos relacionan esta historia con un libro maravilloso escrito por este autor tan apreciado en la literatura juvenil.
        
          Kafka y la muñeca viajera es una historia corta, que se lee rápido y en un ratito, entre otras cosas porque uno es incapaz de soltar el libro hasta llegar al final. ¿Por qué es tan especial? No solo porque lo que nos cuenta es bonito sino también por cómo nos lo cuenta. Es un libro lleno de ternura y cariño. Página tras página podemos imaginar la carita de Elsi, primero triste, al perder a su muñeca, luego, fascinada escuchando los viajes de esta. Vivimos las aventuras de Brígida y recorremos con ella remotos lugares y sobre todo, conocemos la incertidumbre de Kafka, la emoción al escribir las cartas para Elsi, la responsabilidad que, de manera inconsciente, adquiere para con la niña y sus sonrisas.





 
         Este no es un libro cualquiera, no señor, es lo que yo llamo una de “mis joyitas”, esos libros que te llenan con cada palabra, que te hacen disfrutar desde que empieza hasta que acaba y que cierras con una gran sonrisa en la cara.
Si no lo habéis leído, de verdad, asomaros a la librería o a la biblioteca porque os va a encantar.

12 comentarios:

Tatty dijo...

Ultimamente he leído varias reseñas de este libro y me llama mucho la atención, tengo que buscarlo

Margari dijo...

De mis eternos pendientes es este libro. A ver si lo pillo pronto, que me has dejado con muchas ganas.
Besotes!!!

Luz dijo...

Pinta excelente este libro, creo que estará en mis ''Leer tan pronto como pueda''
Saludos

Shanny dijo...

Esta historia se ve preciosa! Me asombró esta reseña! Espero leerlo alguna vez. Besines!

Susana dijo...

Este argumento me recuerda la historia de "Amelie" y el enano del jardín.

No conocía el libro, tal y como lo describes debe ser una joyita.

Petó

Gijón dijo...

Me lo apunto!! Me encanta este autor y le considero un referente en literatura juvenil. No había oído hablar de este libro, pero lo voy a buscar.
¡un abrazo!

María dijo...

Ya estaba anotado en mi libreta, pero ahora con más razón. Me gusta muchísimo cómo hablas del libro y el fragmento elegido.
Un beso grande!!

Atram14 dijo...

La vida está llena de casualidades increíbles. De blog en blog, he llegado al tuyo con la increíble casualidad de que hoy he terminado este libro y que acabo de reseñarlo. ¿No es increíble?
Me apunto tu blog que no lo conocía.

Blanca dijo...

Lo leí hace unos meses y me encantó. Es una historia llena de ternura.
Un libro muy recomendable.
Un abrazo

Trescatorce dijo...

Madre mía, qué historia tan bonita. Me lo apunto pero ya, yo no conocía ni la anécdota ni el libro. Al autor sí, claro, ¿quién no conoce a Jordi Sierra i Fabra?
Me ha encantado tu reseña, me ha parecido tan entrañable como la anécdota de Kafka.
Besos!!

Matilda dijo...

¡Gracias a todos por vuestros comentarios! Ya veo que es uno de esos libros que está en la lista de casi todos los que no lo habéis leído y los que lo habéis hecho, estáis de acuerdo conmigo. Es un libro realmente bonito. Hoy me he dado cuenta de que esta ha sido mi entrada número 100, creo que no podía haber coincidido con una reseña mejor :)

Perdonad que no conteste uno a uno, la próxima entrada prometo hacerlo de nuevo.

Un gran abrazo a todos.

Anónimo dijo...

cuando vino ala secudaria N5 nos sorprendon mucho por que no lo conociamos de frente afrente porque fue muy emocional

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...