miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cómo hacer de tu hijo un entusiasta de la lectura.


Ya os he hablado de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y de su plataforma Lectura Lab. El primer consejo que quise compartir con vosotros fue para evitar que nuestros niños odiaran la lectura, hoy  vamos a intentar no solo que no la odien, sino que además les apasione. Esto es lo que nos cuentan desde la fundación:
Un abuelo leyendo a un padre una historia que, a su vez, leerá a su hija, que recomendará a su hermana, que compartirá a la salida de clase con sus amigos… Todos somos capaces de contagiar el entusiasmo por la lectura, y esa capacidad, hablando de nuestros hijos, deberíamos asumirla con gusto como una responsabilidad, quizás esta es la inversión más rentable que podamos hacer para su futuro.
¿Hablamos de libros?                 
En primer lugar, desterremos la idea de que la lectura se practica únicamente en papel. El joven lector del siglo XXI ha crecido en una generación enamorada de lo digital. Tiene otro tipo de gustos y modos de comprender las historias. Debemos por ellos aprovechar al máximo elementos que caracterizan la cultura popular actual y forman parte de los hábitos de ocio juvenil: videojuegos, cómic, recursos online, televisión…
Y si eres ferviente defensor del libro impreso: tranquilidad. La interacción con estos medios casi siempre acaba por dirigir al joven a la lectura en el medio más tradicional.

¿Existe una receta mágica?
Desgraciadamente no, tu hijo desarrollará el gusto por la lectura, como otras muchas aficiones, poco a poco y siguiendo caminos diferentes, que dependerán de muchos factores (si crece viendo leer en su entorno, si recibe una determinada educación, si metió en la maleta de vacaciones precisamente ese libro que le hacía falta en ese determinado momento…).
Al lector hay que cuidarlo y ayudarle a pulir sus conocimientos y gustos. Y sobre todo hay que respetarlo, sin pretender que le tengan que gustar las mismas cosas que a nosotros. No debes caer nunca en el error de ningunear lo que nos planteen porque lo creamos tópico o intrascendente, para ellos probablemente se trata de situaciones novedosas y extrañas, y precisamente esas son las sensaciones y las respuestas que quieren encontrar en una historia.

¿Qué puedes hacer tú?
La materia prima fundamental es una buena historia, sea en el formato que sea, contada con sentimiento. Nuestra labor es ayudarles a encontrarla.
Trata de conducir a tu hijo hacia la lectura aprovechando estrategias motivadoras como las que hoy ofrece la Web 2.0, fomentando además iniciativas relacionadas con la escritura y evitando todo lo que recuerde al ambiente y las obligaciones de la escuela.


¿Qué herramientas son eficaces?
·    El cine es un excelente aliado, un gran contador de historias que además tienen reflejos y extensiones en literatura, música o Internet.
·     Sitios interesantes en Internet, el gran recurso informativo y cultural para ellos. Hay que aprovechar la enorme motivación que tienen para moverse por este medio.
·    Los videojuegos que tienen una trama argumental rica en matices.
·    Conviene mejorar la percepción que habitualmente tienen de las bibliotecas, mostrando sus ventajas. Anímale a visitarlas.
·     Si te dice que le falta de tiempo, adaptemos los modos de lectura para que encajen dentro de lo que el identifica como su tiempo libre (textos, imágenes y música en medios portátiles: IPAD, IPOD, PC…; libros manejables para los medios de transporte…)
·     Convéncele de lo útil que es tomar notas. Sugiérele escribir un diario. Empezar con estos hábitos desde las primeras edades puede ayudar a que crezcan como lectores ser y ayudarles mucho en su éxito como estudiantes.
·     Preocúpate por conocer los géneros que le gustan más según las edades; te permitirá ayudar a tus hijos en sus elecciones. Recuerda que acertar el libro más adecuado para cada lector hará que le parezca un verdadero placer y esto es crucial para que se apasiones por la lectura.  
·     El cómic, por ejemplo, suele interesarles y hay muchos de buena calidad. Hay un tipo de tebeo diferente para cada lector y es fácil adivinar qué estilo o autor puede gustarle más a tu hijo.
·     Los clásicos, bienvenidos en pequeñas dosis (los asocian a las tareas escolares).

La aplicación de estos consejos no asegura que tu hijo se convierta en un fan de la lectura como lo pueda ser de un deporte, un grupo musical o un juego de videoconsola, pero aplicándolas con tacto harás que disfrute mucho más con ella y así será más probable que sea un buen lector durante toda su vida”.

Interesante, ¿verdad? A mí me gusta mucho este artículo porque nos abre un mundo de posibilidades que no se nos pasan por la cabeza al intentar acercar a los niños a la lectura y nos da muchas herramientas para conseguirlo. Y a vosotros ¿os ha parecido útil? Espero que sí.


         

16 comentarios:

Albertina dijo...

Súper interesante!!!

Tita la mas bonita dijo...

Solo se me ocurre aportar con un Cuento Lector:

EL MAGO CARRACUCLÁS. Martín Moreno Sagrario. Escritor español.

El mago Carracuclás, era el mago de los libros, estaba muy triste porque los niños, habían dejado de leer, él lo sabía porque cada vez, que un niño leía un libro, se encendía una lucecita en su castillo y hacía mucho tiempo que no se encendía ninguna. ¿Qué pasará? A mi amiga el hada de los cuentos tengo que llamar ella me lo dirá, y llamó al hada Celeste, el hada fue enseguida al castillo de su amigo, el mago Carracuclás la estaba esperando.

Pasa querida amiga, me alegro mucho de verte te he llamado para preguntarte si sabes ¿por qué los niños han dejado de leer? Sí que lo sé, el Brujo Malacabrú es un brujo muy malvado que odia los cuentos, muchas veces ha intentado destruirlos, pero nunca lo lograba porque yo no lo dejaba, un día muy enfadado vino hacia mí y me dijo: Por tu culpa los niños siguen leyendo cuentos, y la magia y la fantasía sigue con ellos pero será por poco tiempo, mi magia hará que no vuelvan a leer más. no pude hacer nada querido amigo Carracuclás; su magia a todos los lugares llegó Y a todos convenció, nadie leía ya Se aburrían se lo pasaban mal Y los libros quedaron olvidados, en las estanterías y en las librerías.

El mago Carracuclás no podía creer lo que estaba oyendo, no puede ser, la magia del brujo no puede vencer, los libros no son aburridos, cuando lees, sucede algo mágico, sin moverte del lugar, puedes viajar, reír, llorar, jugar, tienen que comprender que leyendo se lo pasaran bien. Tienes razón amigo Carracuclás y tengo una idea que creo que funcionará, dime cuál es, y enseguida lo haré, verás, querido amigo irás a todos los lugares donde haya niños y de nuevo, les enseñarás la magia que tienen los libros; cuando abras un libro delante de ellos sus personajes verán, sus historias querrán saber y para eso tendrán que leer.

¡Que buena idea! Hada Celeste, enseguida empezaré y el brujo Malacabrú, comprenderá que la lectura nunca desaparecerá. El mago Carracuclás, fue a todos los lugares donde había niños y cuando les enseñaba los libros les hacía ver su magia y cantando les decía: Soy el Mago Carracuclás que os viene a enseñar que los libros son amigos que no tenéis que olvidar, y los niños contagiados por el mago decían ilusionados, ¡mirad! cuantos personajes hay, ¿Qué historias tendrán? ¿Qué les pasará? Nos queremos enterar. Solo hay una forma de saberlo, decía el mago sonriendo, TENDREÍS QUE LEERLO

Y cuando lo leían los niños decían: Este libro es muy divertido, me lo he pasado muy bien cuando lo he leído, otro decía, yo he terminado de leer uno de aventuras, con él me lo he pasado genial, te lo dejaré para que te lo pases igual de bien; los niños con los libros ya no se aburrían ahora se divertían y en el castillo del Mago Carracuclás muchas lucecitas estaban encendidas. ¡Que contento estoy! La magia del brujo no ha servido para nada, los libros tienen mucho más poder que él, nunca podrá con la AVENTURA DE LEER.

Y el Mago Carracuclás siguió enseñando a los niños la gran magia que tienen los libros, un día llegó con un libro muy especial, mirad, niños este libro, hace más de cuatrocientos años que se escribió, Miguel de Cervantes fue su autor, y Don Quijote de la Mancha lo tituló, os animo a leerlo, sus personajes os esperan dentro, tenéis que conocerlos, y los niños animados lo leían, se lo pasaban bien, y sobre todo ¡SE DIVERTÍAN!

Y Colorín Colorado

M. dijo...

Matilda que interesante lo que nos traes hoy. Yo considero fundamental el inculcar desde pequeñitos a los niños el amor por la lectura. Me viene a la mente el anuncio que desde el Ministerio de Cultura hicieron de " Si tú lees, ellos leen" y tienen toda la razón. Los niños se basan en copiar lo que ven a los mayores y este anuncio lo reflejaba genial.

Debo de decir que conmigo mis padres han conseguido hacerme una amante de la lectura y de los libros. Justo lo contrario que mi hermana que lleva desde julio con el mismo libro del que lleva leido 10 páginas...en fin. Yo intento inculcarles a mis primos esta pasión por los libros y les leo cuentos o les regalo libros por su compleaños. Así pongo mi granito de arena ¿no?

Por cierto, me gustó mucho tu comentario del otro dia en mi blog, pero no te he podido dar las gracias ante sporque estoy hasta arriba de cosas que hacer.

Gracias! Un beso fuerte! cargadadelibros.blogspot.com

Carmen dijo...

Muy interesante entrada, Matilda! Realmente interesante!! Creo que lo voy a imprimir, si me dejas...
Un beso,

LAKY dijo...

Interesantísimo! Yo soy una gran lectora y siempre he querido inculcar a mi hijo mi amor por los libros, pero me está costando. Tomo buena nota de los consejos que da.
Un beso

Matilda dijo...

Gracias Albertina, espero que a Valeria le encanten los cuentos porque será un momento precioso que tendréis para las dos, o los tres si papá os acompaña.
Un abrazo.

Matilda dijo...

¡Tita, qué lindo el cuento! ¡¡Muchísimas gracias!! Me cae genial el mago Carracuclás y qué lista el hada Celeste. Menos mal que están hay para que los peques valoren la magia de los libros porque hay que reconocer que el mago Malacabrú hace bien su trabajo. Me ha encantado el cuento y que lo compartas aquí con todos. Voy a hacer algnos talleres de fomento de la lectura en la librería Laextra Vagante, ¿Te importa si en alguno se lo presento a los niños?
Un beso muy grande y de nuevo gracias Tita, obvio que la más bonita ;)

Matilda dijo...

M, me alegro de que tú vivieras la lectura en casa como algo estupendo, creo que eso es algo que une la familia en cierto modo. En mi casa también somos muy lectores y es genial compartir libros y comentarlos desde que somos enanos.
Seguro que tus primos siempre se acuerdan de los libros que tú les regalas porque les estás regalando mucho más que eso.
Un abrazo guapa.

Matilda dijo...

Hola Carmen, ¡claro que lo puedes imprimir! Para mí es un honor pero ya ves que el mérito es de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Te recomiendo que te pases por la página de Lectura Lab, tienen consejos super interesantes y seguro que te gusta.
Un beso grande, grande.

Matilda dijo...

Laky, me alegro de que te resulte útil el artículo. No te desanimes si tu peque no es tan lector como tú, yo siempre digo que los niños que han crecido en ambientes lectores siempre valorarán los libros, a lo mejor no tanto como tú pero ya desde pequeñito le estás regalando unos valores que reciben sin ser muy conscientes. Fíjate, nosotros somos cuatro hermanos, mis padres y toda la familia muy, muy lectora y mi hermana y yo siempre andamos con un libro o más al retortero. Mis dos hermanos nunca fueron así y de pequeños parecía que no les gustaba mucho leer. Hoy no son como nosotras o mis padres pero leen bastante y les gusta tener y que les regalen libros.
Así que ya ves, aunque parezca que no estas cosas se quedan con nosotros para siempre y cuando crezca recordará los cuentos y libros que leía con su madre y los que ella le regalaba porque esas cosas no se olvidan.
Un abrazo grande.

Libretas de colores dijo...

Hola Matilda, gracias por el comentario dejado en Libretas de Colores. Espero que tengas unas estupendísimas fiestas de Navidad y Año Nuevo. Un gran abrazo. María.

Anatema dijo...

Me ha parecido muy útil el artículo.
Creo que el ambiente es muy importante y dejar a los niños que exploren también. Aprovechar las nuevas tecnologías también es estupendo. A veces creemos que si ven la tele eso les priva de leer y no es así, de hecho muchas veces llegan a los libros así, porque ven un libro de su personaje favorito de la tele.
Pero creo que lo mejor es tratar la lectura con naturalidad y no agobiar.
En mi casa estamos rodeados de libros y siempre han estado al alcance de mi hijo. Cuando era muy pequeño me sacaba los libros de la estaría más baja y los amontonaba y un día le dio por abrir y ver que había animalitos.
Siempre le he leído a mi hijo, desde muy pequeño. Y el en realidad se ha visto siempre rodeado de libros.
Recuerdo cuando empezó en el cole y comenzaron a aprender las letras, el cogía un libro lo miraba y lo lanzaba al sofá. Estuvo un par de semanas que no quería que le leyera ni quería ver libros. Así que no le presioné, yo simplemente me sentaba en el sofá a leer un libro mío y el me veía. Al cabo de esas dos semanas el solo volvió a coger sus cuentos. Era pura frustración porque el aprendía las letras pero veía que no podía leer.
Cuando por fin aprendió a leer tuvimos otra crisis, porque entonces la lectura se convirtió en una obligación y eso ya no era divertido, aparte de que se frustraba porque tardaba mucho en leer una frase.
Pero otra vez volvió a coger sus cuentos por propia voluntad.
En ese tiempo yo he seguido leyéndole. Eso es algo que a veces se suele hacer. Una vez que el niño aprende a leer lo padres ya no quieren leerles. ¿Pero porque? Yo tengo 39 años y aún me gusta que me lean. Así que porque el niño comience a leer solo no hay porque renunciar a esos ratos de lectura conjunta, si no que se enriquece porque ahora él también te puede leer a ti.
Él muchas veces me lee cosas y yo a él.
Y así de forma natural es como hay que ver la lectura.
No sé si será un gran lector, pero de momento lo que se es que le gustan los libros y que sabe que hay libros de muchos temas, y que se conocen muchas cosas a través de ellos.
Le encanta cuando vamos a la biblioteca y ve que hay libros que hablan del espacio, de construcciones, del cuerpo humano y eso es algo muy importante. :)

Siento haberme enrollado tanto, pero a veces con estos temas me entusiasmo. XDDD

geminis dijo...

Matilda me encanatron tus consejos lectores, muy interesantes tus tips, me laegra que te haya gustado el cuento de la abuela de pelo rosa, esta muy divertido.
saludos y un beso

Matilda dijo...

Gracias María, Libretas de colores es un sitio estupendo al que asomarse y me encanta leer lo que cuentas.
Un abrazo.

Matilda dijo...

Hola Anatema, ¡gracias por ese comentario tan largo! Y desde aquí mi enhorabuena. Me encantan tus teorías sobre la lectura y me parece muy, muy acertada tu manera de enfocar el tema, sin forzar, compartiendo y creando ratos agradables. Como tú dices, de forma natural. El otro día hablaba con Pilar Pérez, la dueña de "El dragón lector" y comentábamos justo todo eso que tú cuentas. Ella, además, le da mucha importancia al hecho de no abandonar la lectura con los niños cuando aprenden a leer, es un rato para compartir y pasarlo bien juntos y no hay que quitárselo porque sepan leer, ¡ahora es aún más divertido, pueden leer solos y acompañados! Estoy segura de que tu peque siempre valorará los libros y tendrá el precioso recuerdo de esos ratos de lectura contigo.
Un abrazo grande.

Matilda dijo...

Hola Géminis. Me alegro de que te parezcan útiles los consejos que aparecen en Matilda, tú trabajas con niños así que ¿quién mejor para decirlo?
Un beso.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...