lunes, 24 de enero de 2011

Cómo dar los primeros pasos en la lectura con tu bebé.


 

        Esta semana vamos a volver a acercarnos a la Fundación Germán Sánchez Ruiperez y a su plataforma Lectura Lab para que nos hablen de la lectura y su relación con los bebes. Lo haremos con tres entradas distintas ya que ellos dan tres consejos sobre este tema. Mi único mérito en estos post es hacerlos llegar a vosotros y descubriros una fundación y una página que, bajo mi punto de vista, hacen una gran labor y son muy útiles. Vamos a ver cómo dar los primeros pasos en la lectura con bebés.
“Si te has acercado a este tema es porque ya has dado el paso más importante a la hora de iniciar a tu bebé en el mundo de la lectura: mostrar interés en saber cómo hacerlo. La afición por la lectura es una cuestión de motivación personal, por esta razón, nadie mejor que vosotros, los padres y otros adultos significativos en la vida del pequeño, para ejercer como modelos y propiciar momentos especiales en torno al acto de leer.


¿Cuándo empezar?
Desde el primer día. Conviene comenzar cuanto antes, de manera que escuchar historias se convierta en otra de sus necesidades básicas. Algo tan natural y habitual comparable a otras rutinas diarias como comer, dormir, el baño, el juego… Precisamente estos momentos están repletos de anécdotas que pueden ser contadas a modo de relato.
Las acciones que se establecen alrededor del libro y los audiovisuales suponen una fuente de estímulos sensoriales que permiten al niño descubrir la vida.  
Un apoyo fundamental en estos primeros contactos es acudir a la biblioteca más cercana.

¿No es demasiado pequeño? ¿Entenderá lo que le leo?
La verdad es que no sabemos lo que los bebés entienden pero sí cómo reaccionan ante lo que se les cuenta y lo que les interesa.  Les gusta escuchar palabras porque les alivian, les satisfacen, les ayudan a desarrollar su lenguaje, a imaginar… Además, el afecto que rodea toda narración es la mejor manera de hacer entender conceptos y ayudar a construir significados.

¿Hay un método?
No. Todas las maneras de acercarse al libro son eficaces para descubrir el sentido de una historia. Una buena forma de aproximarse a la lectura es ofrecer distintas posibilidades o juegos. Es fundamental no tener prisa. Al igual que para otro tipo de aprendizajes, cada niño tiene un ritmo diferente: hay que darse y darles tiempo.

Los primeros cuentos
Canciones, nanas y juegos corporales. El carácter lúdico de la oralidad se convierte en una fórmula maravillosa para introducir al niño a la lectura y a la cultura. El juego con la palabra y la memoria favorece su capacidad de comunicación. Pon a prueba tu memoria y trata de recordar aquellas retahílas que te contaban de pequeño y, entrar así a formar parte de esa cadena de trasmisores de la tradición oral.

Compartir historias
Para hacer de la lectura una actividad especial, es preferible buscar:
Ø    El mejor momento: Cuando los niños estén tranquilos, relajados y tengan ganas de ver libros y disfrutarlos.
Ø    El lugar adecuado: Cualquier lugar es bueno siempre que sea cómodo para que el niño pueda mirar las ilustraciones del libro y estar cerca de vosotros.
Ø    El truco más eficaz: Leer el cuento previamente os ayudará a anticiparos y poner más expresividad en vuestros gestos y palabras cuando se lo leáis en voz alta.
Mientras leéis juntos:
·     Dialogar sobre lo que sucede en la historia: Describir de forma oral las ilustraciones, repetir palabras para ampliar su vocabulario... Provocar juegos visuales para que indique dónde se encuentra determinado personaje u objeto.
·     Hacerle participar: Intercala tus intervenciones con las suyas (miradas cómplices, gestos exagerados, risas). Una buena idea es marcar el ritmo narrativo con ritmos corporales (palmas, pasos) o sonidos onomatopéyicos.
·     Prestar atención a sus respuestas: Si rechaza la propuesta no quiere decir que rechace el libro, sino que no le interesa en ese momento. Quizá la historia o la manera como se está contando no le diga nada.
·     Disfrutar más: Intenta favorecer su relación con los materiales de lectura estableciendo conexiones con lo que conoce y lo que le gusta. 

La calidad de los libros contribuye a formar el gusto lector. Pon especial atención a la hora de elegir qué leerle. 
Tener libros en casa y formar vuestra propia biblioteca familiar es una forma de que aprenda a valorar y a cuidar los libros desde pequeño.

El hecho de que a ti te guste leer no quiere decir que tu hijo haya nacido siendo un gran aficionado a la lectura. Por eso, si has decidido acompañarle en este momento, no dejes de hacerlo cuando aprenda a leer”.


¿Qué os ha parecido? El primer contacto de los niños con el mundo de la lectura y los libros siempre va a ir de la mano de sus padres, abuelos, tíos…, serán momentos agradables y de juego en los que el peque se va a divertir, ¿no creéis que es una estupenda ocasión para empezar a enseñarle lo bien que te lo puedes pasar con un libro entre las manos? A los niños (a todos en realidad) les encanta que les cuenten historias, ¡vamos a descubrirles que los libros están llenos de ellas!






9 comentarios:

Anatema dijo...

Me ha encantado esta entrada. Yo creo que hay que hacerles participes de los libros desde pequeños, que los tengan a su disposición. Recuerdo que a mi hijo le compre de bebé unos libros de tela con unos colores muy vistosos y le encantaba, también unos libros impermeables para el baño. Y luego fuimos pasando por otros de cartón gordote, de pegatinas, de pictogramas y así. Pero como tenemos la casa abarrotada de libros le recuerdo un día que se puso a sacar libros de la estanteria, era un canijo, pero se puso a mirar las fotos de los libros que era una colección de animales y yo le dejé a sus anchas. Otro día encontró un libro del espacio y se lo llevó a su padre, para enseñarselo, era un libro de Carl Sagan, pero su padre se puso a enseñarselo igualmente y él hipnotizado con las fotos del espacio. Con esto quiero decir que es bueno sugerirles libros, pero también dejarles explorar, pues tanto la colección de animales como el libro de Sagan no eran especificos para niños y menos tan peqeños, pero al él le llamaban la atención. Ahora en la biblioteca a veces coge unos tochos de impresión, del espacio, del cuerpo humano, de reptiles, de lo que se le ocurra, y yo no le pongo problemas porque el secreto de atraer a un niño a la lectura es dejarle que descubra lo que le interesa. Les dejamos los medios a su disposición, compartimos la lectura, le sugerimos libros pero también tenemos que respetar sus gustos y así se sentirán libres para disfrutar de los libros.

Carmen dijo...

Hola, Matida, guapa! Tienes un premio en mi blog para ti.
Un beso,

Matilda dijo...

Tienes toda la razón Anatema. Es muy importante dejarles descubrir y respetar sus gustos. Me encata la trayectoria lectora de tu hijo y que no le impidieras acercarse a los libros que no eran propiamente para niños. En mi casa pasaba igual, había libros por todas partes y siempre nos han dejado mirarlos y bichear. Creo que eso es algo muy bueno y desde luego, uno de los motivos por los que ahora somos lectores, descubrir el mundo a traves de los libros nos hace apreciarlos.
Un abrazo grande guapa.

Matilda dijo...

¡Gracias Carmen! ¡Qué ilusión!

LAKY dijo...

Me ha encantado el post de hoy. Como buena lectora, quiero que mis hijos también lo sean. Con mi hijo me está costando, no te creas. Le han llamado la atención los libros desde siempre y tiene un montón pero en estos momentos su mundo se reduce a los pokemon y cosas parecidas y es muy difícil engancharle a la lectura. Aunque creo que lo estoy consiguiendo.
Con mi niña empezaré muy pronto, que quiero que lea tanto como yo.
Un beso

Blanca dijo...

Otra página muy interesante con bastante información sobre libros infantiles y juveniles, clasificados por grupos de edades, y con ideas para las familias. Es SOL Servicio de Orientación de Lectura http://www.sol-e.com/
Aunque igual ya lo conoces porque participa precisamente la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.
Un abrazo

Matilda dijo...

Seguro que tu niña es una gran lectora Laky y por el peque, no te preocupes, hay edades un poco más complicadas y él ya la ronda pero los niños de familias lectoras nunca dejan de serlo y siempre tienen los libros como referencia. Yo siempre pongo el ejemplo de mi familia, en la casa de mis padres, donde los libros están a punto de salir por las ventanas. Mi hermana y yo somos muy lectoras y siempre tenemos varios libros al retortero. Los dos chicos siempre fueron menos lectores y tuvieron épocas de no leer nada pero ahora, ya adultos sí leen, no como nosotras pero lo hacen. Así que ya ves, a lo mejor no es un devora libros como tú, pero los libros formarán parte de su vida siempre porque tiene la suerte de tenerlos en su casa de niño.
Un abrazo grande.

Matilda dijo...

Hola Blanca, conocía la página y la bicheo a veces, es muy buena, ¿verdad? Me encantan tus comentarios porque siempre tienes una recomendación que hacerme, me gusta mucho eso porque así aprendo cosas nuevas, ¡gracias!
Un beso grande.

Inmaculada dijo...

Hola: he llegado a este blog tuyo a través de "Cuando Matilda se haga mayor" (creo que he hecho el camino al revés, no?) Me encantan las recomendaciones para leer a los niños. Creo que la mejor "técnica" es que nos vean a nosotros enamorados de los libros desde siempre. Eso es fundamental. Te seguiré también por aquí. Saludos.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...