martes, 29 de noviembre de 2011

¡La autora de los libros de Mucki nos ha escrito!


      La entrada de hoy es muy especial para mí. Hace unos días os hablaba de Mucki y de uno de sus libros. Os comentaba que a mí me gustan mucho y que son uno de mis descubrimiento de este año.
Pues bien, el otro día, desde la editorial Langenscheidt me mandaron una sorpresa. Trinidad Andrés Labrador, la autora de los libros de Mucki me ha enviado una cartita y me ha contado algo sobre ella, su carrera y Mucki.


      Quiero compartirlo con vosotros así que, aquí os la dejo.


     "Mí querida Matilda:

     Voy a contarte brevemente una de las muchas historias que hay en mi vida.

     Un lugar:

     Nací en Bilbao el mes de junio más caluroso que se recuerda y eso debió de darme mucha alegría porque soporté una vida de lluvias con bastante buen humor y largos años de infancia llevando unas botas de goma que me resultaban muy incómodas.
Lo de las botas de goma tenía su peligro porque resbalaban mucho, además cuando llegabas a clase se te cocían los pies, y cuando salías a la calle se te helaban de frío a pesar de los calcetines de lana.

     Viví muchos años en el barrio de Uretamendi, que en vasco significa literalmente agua y monte.
Agua” y “monte” son dos palabras que resumen perfectamente mi infancia y la de muchos bilbaínos de mi generación.

     Un recuerdo:

     A los cinco años pude leer un cartel mientras iba cogida de la mano de mi madre. Es la única vez en mi vida que me he sentido realmente poderosa.

     Una afición:

     Leer todo lo que caía en mis manos, que era muy variado, gracias a que en los autobuses no había televisión. Me explico, mi padre conducía un autobús y la gente se olvidaba libros y novelas baratas casi a diario, así conocí el Fausto de Goethe, leí mucho a Agatha Christie, y a Marcial Lafuente Estefanía a mansalva.

      Resumen de mi infancia: Agua, Monte y Leer.


      Lo idéntico y lo diferente:

      En la adolescencia se me planteó como a todos el dilema entre lo idéntico y lo diferente, sólo que lo idéntico en Bilbao era lo “identitario”. Esto me lo resolvió mi madre diciendo que nadie es más que nadie en este mundo.

      Ante este axioma tan contundente decidí estudiar filosofía, algo que no resultaba muy útil, pero visto los resultados de la frase anterior, sí muy terapéutico.

     Resumen de mi adolescencia: Más Agua, Más Monte y Filosofía.

     Trabaja y diviértete:

     Cuando terminé mis estudios de Filosofía en la Universidad de Deusto era una perfecta pedante, un saco de información orgulloso de su contenido. Quería investigar sobre el tiempo y me dediqué a pulir mi escritura en sesudos trabajos sobre “el ser” y sobre “la nada”.

     No era muy divertido, aunque hacía que te sintieras importante. Comencé a trabajar como profesora de filosofía y descubrí que me lo pasaba bomba. Era el nacimiento de una vocación que no sabía que tenía; a partir de ese momento soñaba con escribir un libro de filosofía para niños.

     Cine:

     El cine también me apasionaba, así que decidí estudiar cinematografía en la Universidad de Valladolid. Fue fascinante y me permitió escribir un bonito tratado sobre el cine de acción de los años noventa, que fue muy elogiado, aunque no había dinero para publicarlo. No importaba: era joven y había ganado en autoestima.

      Madrid:

      Un día me cansé del agua y recordando el agradable calor del primer día de mi vida, me vine a Madrid, capital de las Españas.

     Aquí seguí dedicándome a una de las cosas que más me gustan: enseñar. Y seguí escribiendo, sobre todo cartas para amigos necesitados de literatura para torear a un jefe insoportable o a una administración demasiado aparatosa.

      Mis cartas fueron eficaces y mi fama como escritora creció inmensamente en mi círculo más íntimo.


     Mucki:
     
     Mucki me encontró un día que hacía un frío de perros, en una aldea de Ávila. Nada más verme se hizo caca y pis. Fue una señal y desde ese día somos inseparables.

     Pensé escribir su historia y cuando me puse manos a la obra, todas las historias que tenía dentro se peleaban acaloradas deseando salir la primera.

      Desde entonces he ordenado estas historias, las he puesto en fila y van saliendo poco a poco con el objetivo de hacer felices a los niños que las leen y a la niña que llevo dentro, porque también le gusta mucho leer".



7 comentarios:

Margari dijo...

¡Muchas gracias por compartir esta carta! Me ha encantado conocer a esta autora un poquito más. Todo un detalle.
Besotes!!!

Locura de lectura dijo...

Qué ilusión Matilda!!! Felicidades. Saludos desde locura de lectura. Gema

Margaramon dijo...

Un bonito detalle por parte de esta autora. Gracias por compartirlo.
Besos

La pequeña Meg dijo...

Qué detallazo, qué carta tan bonita y qué historia tan entrañable, un besote!!!

Matilda dijo...

¿Verdad que es un detallazo, chicas? A mí me hizo muchísima ilusión y me encantó todo lo que cuenta y cómo lo cuenta, por eso quise compartirlo con todos. Es, de verdad, una escritora que vale la pena, por su forma de hacerlo y su mensaje y me pareció que era buena idea que todos la conociéramos un poco más.
Un abrazo muy grande a todas y gracias por la compañía :)

Rosalía dijo...

Todo un detallazo, cierto. Lo felices que somos cuando nos escribe algún autor, ¿verdad? Hoy mismo me ha escrito la autora de "Una ola con sabor a pez" dándome las gracias por la reseña y tal, y me ha hecho muchísima ilusión.

bsos!

María dijo...

Qué carta tan bonita!! Gracias por permitir que la leamos.
Un abrazo!!

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...