jueves, 3 de noviembre de 2011

Gritos en la arena. Arturo Abad, Mónica Gutiérrez Serna.


        Esta tarde se presenta en Madrid el libro Gritos en la arena, escrito por Arturo Abad y con ilustraciones de Mónica Gutiérrez Serna y aprovechando la coyuntura, yo también os quiero hablar de él.

        He dudado bastante sobre si reseñarlo en este blog o en el de adultos porque creo que, en ambos, tiene cabida. Al final me he decidido por Matilda ya que Narval es, fundamentalmente, una editorial dedicada a la literatura infantil y juvenil.

        ¿Por qué he dudado? Fácil. Este no es un libro que se les deba enseñar a los niños así como así. Es duro y difícil de entender y creo que es importante que un adulto se asome con ellos a sus páginas, por si necesitan alguna aclaración.



         Este álbum ilustrado nos muestra una conversación entre una madre y su hija, ambas cubiertas con un velo y de semblante serio. La pequeña le dice a su madre que quiere soñar y gritar, su progenitora le recuerda que ellas no hacen esto y parece sentir pena y resignación ante la idea de que su hija vaya a repetir el mismo destino que a ella le impidió ver la vida de otra manera.

         Ante esta respuesta, la niña se muestra desconcertada e impotente, ¿qué hace entonces con sus sueños y sus ganas de gritar? Podríamos pensar, ¿qué hace con sus ganas de crecer y ser feliz?

        La madre entonces, la lleva de paseo y le muestra, a ella y a nosotros, una pequeña esperanza, una salida a esa tristeza y melancolía y la posibilidad de hacer algo, aunque parezca insignificante, para cambiar las cosas.

        Debo decir que este no es un libro divertido, ni que nos va a hacer pasar un buen rato. No creo que ese fuera su objetivo. Es, por el contrario, impactante y real y cumple, bajo mi punto de vista, con el objetivo de zarandarnos y hacernos pensar.



        Soñar, gritar y crecer, en la vida, es necesario y hay quien no puede hacer esto con facilidad pero, incluso en situaciones así, hay que luchar y buscar una grieta por la que abrir el muro que nos bloquea, en este caso, los gritos en la arena.

        Al texto, sereno y solemne, le acompañan unas ilustraciones muy representativas. Sobre fondo blanco, las imágenes serias y oscuras de madre e hija, junto a ellas, esos sueños y esos gritos plasmados en desordenados colores, tratando de mostrar otras alternativas, un rayo de alegría y sobre todo, esperanza.

        Si vais a una librería, este no será el típico libro que se os lance a los brazos pero, aunque se mantenga un poco tímido en la estantería, os recomiendo que, por lo menos, lo saquéis de ella y le echéis un vistazo. No es un cuento al uso, pero es un cuento importante.

12 comentarios:

Margari dijo...

Me has picado la curiosidad con este libro. Tendré que echarle un vistazo, porque no sé si mi peque está preparada para este tipo de historias. Antes tendré que leerlo yo.
Gracias por la recomendación.
Besotes!!!

La pequeña Meg dijo...

Vaya, pues si que parece distinto de lo habitual, parece bastante interesante, me lo apunto sin duda!!

Un besote!!

Matilda dijo...

Siempre aquí Margari, no sabes qué alegría me da verte.
Igual tu chica es un poco pequeña aún para este libro pero, contigo y bien explicado, os puede dar mucho juego, ahora o ḿás adelante. De todos modos, échale un vistacillo antes.
Un abrazo guapa.

Matilda dijo...

Pequeña Meg, seguro que si lo bicheas te parece curioso y simbólico. Ya me contarás guapa.
Un abrazote.

Carmen dijo...

Me parece un libro interesante, tal como lo cuentas, incluso para un adulto. Lo tendré en cuenta, Matilda. Gracias.
Besines y feliz fin de semana!

Matilda dijo...

Es curioso Carmen y sobre todo, muy impactante. A mí me dio mucha pena la sorpresa de la niña, ningún niño debería tener esos muros delante.
Ya me dirás qué te parece si lo miras.
Un abrazo muy grande guapa.

Anónimo dijo...

Gracias por una reseña tan amable y meditada. Efectivamente, no es un cuento que un niño pueda entender sin la guía de un adulto, la idea es que la sencillez del cuento lleve a preguntas que abran puertas a un mundo cercano. Aunque el libro se hizo sin localizarlo en una etnia concreta, la gente no ha tardado en relacionarlo con el pueblo saharaui. En Tindouf también lo han tomado como suyo y ahora mismo se está moviendo por allí.

Gracias por leer, gracias por ser.
Un abrazo.

Arturo Abad

Matilda dijo...

Gracias a ti, Arturo, por tu comentario y tu visita, me alegro de que la reseña te haya gustado.
Un abrazo.

lamebaverde dijo...

que interesantes son tus entradas!!
tendré que hecharle un vistazo a ese librito porque promete!

muchas gracias por pasarte por mi blog!!

saludos!!
^___^

Matilda dijo...

Gracias a ti Nuria por venir a verme y quedarte. Tu blog es precioso, ¿cómo no me iba a pasar?
Un beso guapa.

Juan Bauty dijo...

Hola Matilda, gracias por seguir mi blog, el tuyo es muy interesante también! un beso. JB.

Matilda dijo...

Gracias Juan. Haces unas ilustraciones geniales así que, ¿cómo no seguirte?
Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...