viernes, 3 de febrero de 2012

Piccolo y Nuvola. Emilio Urberuaga.


     Cuando veo las novedades de las editoriales, tantas y tan apetecibles, siempre estoy deseando acercarme a una librería para poder bichearlas. Como todos los lectores empedernidos, me gustaría llevarme la mitad de las librerías y bibliotecas que visito (y visito con mucha menos frecuencia de la que quisiera) pero, a veces, tengo suerte y los libros llegan a casa en un sobre grande, por correo y por sorpresa. Como siempre, un millón de gracias a Narval por darme la oportunidad de disfrutar de ellos y regalarme la alegría de recibir sus paquetes llenos de cuentos e historias bonitas.



      Piccolo y Nuvola llegó hace unos días, junto a otro álbum ilustrado del que hablaremos pronto, y me tuvo un buen rato entretenida en el sofá admirando sus dibujos y viajando. Hay quein piensa que los libros que no tienen letras son los más rápidos de “leer”. Supongo que, en cierto modo, es así, pero, en realidad, creo que son libros que dejan mucho más espacio al lector y que el tiempo que dediquemos a pasar sus páginas depende de nosotros y de cómo lo queramos emplear.

      Como sabéis, en casa no hay niños, todavía y Byron, aunque me escucha, no es muy expresivo, así que suelo recurrir a Matilda para leer cuentos y así hacerlo para ella y no para mí, es un buen ejercicio que me suele ayudar a ver el libro desde distintas perspectivas.



      Piccolo es un pajarito blanco (¿una gaviota, quizás?) que viaja con su familia en una de tantas migraciones que vemos en el cielo con los cambios de estación. Pero claro, es un pájaro pequeño y volar, solo volar, es un poco aburrido así que se para a jugar con una pequeña nube que también pasea el cielo en esos momentos. Entretenidos como están no se dan cuenta de que sus familias se alejan y de repente se ven solos en la inmensidad azul y blanca que les rodea.

      Por suerte Piccolo y su amiga, Nuvola, son valientes y decididos y no tardan en ponerse en marcha y emprender la búsqueda. Nosotros tenemos la suerte de poder acompañarles y vamos a descubrir muchas cosas con ellos.

      Lo que más me ha gustado de este libro es que me ha sorprendido. Había leído en críticas que es un llamamiento al cuidado del medio ambiente y desde luego, lo es, pero es también una reflexión porque, efectivamente, el mundo cambia todos los días y todos los seres vivos que lo habitamos contribuimos a que esto ocurra pero, sin lugar a dudas, la huella más visible la estamos dejando nosotros. En el viaje con Piccolo y Nuvola vamos a encontrar lugares y situaciones que afectan a otras especies y bueno, es cierto que hay que sobrevivir pero creo que sería bueno que nos planteáramos que no estamos aquí solos y que si estropeamos lo que tenemos no lo vamos a poder reemplazar. No estamos ante un cuento que pretenda asustar a nadie pero sí un darnos un toquecito, hay que cuidar de nuestra casa.



      Ya os he comentado que no tenemos ni una palabra en todo el álbum, Emilio Urberuaga se encarga de contarnos muchas cosas y de dejarnos imaginar muchas más, mediante unos simpáticos dibujos, con pocos colores y siempre los mismos y que llaman la atención por su limpieza y su expresividad.

      Debo reconocer que me encantan los libros así, me admira la capacidad de los ilustradores para decir tanto sin necesidad de letras y les agradezco enormemente el espacio que dejan para la imaginación del lector. Ellos crean una historia y nosotros la adoramos como más nos gusta, todos los autores no están dispuestos a eso y creo que es maravilloso.

      Si aún no los conocéis, creo que Piccolo y Nuvola tienen mucho que contaros :)

6 comentarios:

Margari dijo...

Ays, que siempre me dejas con ganas de lanzarme a la librería más próxima... Pero no está la cosa para tanto asalto de librerías. Pero tengo que echarle el ojito y probar suerte por las biblios, que se ve precioso.
Besotes!!!

Cartafol dijo...

Ainss! que bonito!...jooo...yo quiero una biblioteca cerca ya!!!

Matilda dijo...

Desde luego Margari, hay que tener cuidado con el asalto a las librerías que luego nos tenemos que salir de casa con tanto libro, jeje. Además, la pobre peque se va a ver sobrepasada de lecturas pendientes. Eso sí, si podéis, cuando llegue a las bibliotecas echadle un vistazo que os va a gustar :)
Un abrazo muy grande guapa.

Matilda dijo...

¿No tenéis una buena biblioteca cerca, Cartafol? La mía es bastante mala, la verdad, de ahí que vaya más a las librerías.
Tienes razón, es un libro muy bonito, cuando podáis echadle un ojo, seguro que a las princesas les gusta.
Un abrazo guapa.

Cartafol dijo...

La biblioteca del pueblo está cerrada desde hace casi cuatro años, sólo tenemos la del cole y la mayoría es en gallego ... La cerraron para cambiarla de local y renovarla algo, pero el local lo han arreglado pero la biblioteca sigue en su local viejo y cerrado...yo esperando a que la abran y si hay suerte me llamen para ir a trabajar a ella ;D (pero va a ser que todavía no va a ser para ahora)

Matilda dijo...

Vaya Cartafol, qué pena. Aquí hicieron una muy grande y nueva hace un par de años, yo pensaba que iba a ser estupenda porque la anunciaron a bombo y platillo pero es la pena mora. Tiene poquísimas cosas y muchísimas posibilidades desperdiciadas. Es una lástima, ¿verdad? Con lo importantes que son las bibliotecas y la labor tan buena que pueden hacer :(
Espero que vuelvan a abrir la vuetra pronto.
Otro súper abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...