lunes, 28 de marzo de 2011

¡Penúltimo capítulo del cuento!

        Anatema me acaba de mandar su parte del cuento, ¡ya estamos muy cerca del final! Y la verdad es que debo felicitaros a todos, habéis conseguido mantener la intriga y la tensión y ahora, ¡la cosa está interesantísima! Aquí os lo dejo:


Tongorico respiró hondo antes de revelarles el destino que les estaba reservado. Todos aquellos que hubieran comido los icacos se convertirían en sapos. Dodo, se estremeció. No sabía exactamente porque, pero algo podía recordar. Sapos, huevos de dragón. Una amenaza terrible. Pero no pudo poner voz a sus pensamientos porque fue entonces cuando comenzó a oírse un ruido como de lluvia cayendo. Pero ese ruido procedía no del exterior si no de interior de la cueva. De repente una voz, dulce como la miel y cálida como el sol, entonó un delicioso canturreo con el amargo fondo quebrado del sonido de lagrimas cayendo. “Mis bebés, mis dulces y pobres bebés”.
Toda la cuadrilla de aves se volvieron a mirar el origen del sonido. La dragona canturreaba, mientras perlas doradas caían de sus ojos. “Mis pobres y dulces bebés, convertidos en....” No pudo seguir, con sus alas de un brillante color azul acariciaba los huevos que ahora presentaban un leve brillo azulado.


Nuestros amigos no entendían nada pero sentían una inmensa tristeza en sus corazones y Babaio y su familia temblaban como hojas.

La mamá de Babaio habló en ese momento. “Este es nuestro fin” dijo y enseguida oculto su cabeza bajo sus alas.

Entonces todos miraron a Tongorito buscando una explicación y eso es lo que obtuvieron, aunque quizás hubieran preferido seguir sin saberlo.

De todos modos Tongorito comenzó a hablar:

“Es conocido por todos, especialmente por los piratas, que la única manera de obtener una criatura mitológica, cruel malvada y casi invencible es mediante los huevos de una dragona. Si esos huevos son incubados por los sapos lo que nacerá de ellos no serán dragones si no basiliscos”.

Un grito de horror proveniente de la familia de Babaio hizo que Tongorito agitara un ala pidiendo silencio.

“Los huevos de dragona solo pueden ser incubados por los sapos, pero no por unos sapos corrientes, puesto que los basiliscos tienen parte de reptil y parte de ave, deben ser incubados por sapos que antes hayan sido aves, su transformación ocurre cuando comen icacos, pero unos icacos especiales que solo existen en esta isla. Antes de que pase un día todas las aves que los hayan comido se convertirán en sapos.”

Dodo recordó en ese momento todo lo que había aprendido hacía tiempo sobre cuevas con luces misteriosas, sobre aventurarse en islas perdidas, sobre huevos de dragones y sobre las aves como Babaio.



“Y entonces dijo en voz alta. “Nos engañaste Tongorito, nos engañaste para servir a los piratas, pero no me lamento por mi, si no por Babaio y su familia, porque para que un basilisco recién nacido sobreviva ha de tomar la energía de un ser concreto, de un ave, un ave como Babaio y su familia. Por eso estaba el huevo en el barco, todo ha sido una trampa.”

Un temblor estremeció a todos lo animales de la cueva. Tongorito aleteó furioso, pero no dijo nada. Y en medio de todo el revuelo Milón se hizo oír.

“Creo que todavía podemos hacer algo” dijo elevando la voz “Quizás no todo esté perdido” concluyó, mientras miraba fijamente unas extrañas marcas en la pared de la cueva....

         Espero que Milón tenga una buena idea porque la verdad es que nuestros pajaritos están metidos en un lío tremendo.
         En fin, ya solo nos queda esperar el final mordiéndonos las uñas.
         Marta, ¡todo tuyo!

         Un abrazo a todos :)

5 comentarios:

Carmen dijo...

Qué penita que se acabe...
Besos,

Tita la mas bonita dijo...

Fantástico, se me ocurre Matilda, hace años cuando yo era chica en el siglo pasado, existían unos cuentos, que tenían varios finales, por ejemplo, si los sapos encubaron los huevos..... un final.... Sí Tongorito con ayuda de unas aves bucaneros robaron los huevos... otro final... mejor dicho que se venga el final!

Un Besito Marino

Pencies dijo...

¡Qué bueno!El final se acerca, estoy deseando saber lo que pasa con todos ellos.¡Vaya enredo! je,je,je. Besazos fuertes a tod@s

geminis dijo...

a esperar el final, me encanto el rumbo que tomo el cuento a esperar la mejor parte =)
besoss

MARTA dijo...

Hola Matilda! mi mail es oscaosca@gmail.com, a ver si lo sé finalizar! Un besote guapa

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...