miércoles, 2 de marzo de 2011

Mar-Marti el conejo. Horacio Elena.


El otro día estuve revolviendo el trastero de mis padres y aproveché para llevarme algunas cosas que tenía allí, entre ellas, una caja con libros de cuando era pequeña.
Me encanta encontrar cajas de estas, siempre te encuentras alguna sorpresa.
El libro que traigo hoy no lo fue, yo sabía perfectamente que estaba ahí guardado y tenía muchas ganas de sacarlo porque lo leí y releí mil veces hasta que lo guardamos. Me encantaba esta historia y hoy me sigue pareciendo estupenda.
En una granje pequeña, cerquita de Barcelona vive una familia de conejos. La madre, Lu-Luise, el padre, Pep-Pepón y todos sus hijos, ¡nada menos que doce!


El granjero los cuida y le encanta tenerlos como inquilinos, todos le gustan, pero hay uno que es su favorito, Mar-Marti, el más pequeño de todos. Es un conejito tierno y gracioso y además, tiene algo especial, Mar-Marti tiene los ojos verdes, tal vez, de comer mucha lechuga.
Un día, nuestro granjero se encuentra al pequeño conejo llorando muy triste y se preocupa tremendamente, ¿qué le pasará? Realmente, el conejito tiene un problema pero por suerte, su amigo el granjero tiene una idea para solucionarlo.
¿Por qué me gustaba tanto este libro? Recuerdo que entonces lo que contaban me parecía chulísimo, el problema de Mar-Marti y su solución. Pero es que además, me caían fenomenal los personajes de la historia y me encantaba que todos fueran buenos.
Hoy, os diré que no solo eso me gusta, también me parece un libro muy tierno y original que tiene unos dibujos muy bonitos.


Es un libro para primeros lectores, se lee con mucha facilidad porque el lenguaje es sencillo y conciso y el ritmo es ágil. Además es simpático y muy, muy agradable y nos enseña lo importante que es valorar las cosas sencillas que damos por hecho.
Sé que esta no es una reseña my larga, seguramente ya no encontremos a Mar-Marti en ninguna librería y hace muchos años que llegó a mis manos en forma de regalo pero si una niña lee el mismo libro hasta sabérselo de memoria y lo guarda como oro en paño hasta el punto de que se reencontrará con él más de 20 años después…
Creo que se merece estar aquí y por eso os lo enseño. Es un trocito de lo que después fue Matilda.

5 comentarios:

Berenice dijo...

Hermoso lo que cuentas hoy... Es muy lindo poder tener estos recuerdos de cuando eramos pequeñas y compartirlo con todos años mas tarde.
Tal vez se puede conseguir en las librerias de libros usados. Hay que buscar, puede ser que lo encontremos =)
Hermosa entrada llena de memoria y lindos momentos.
*** Un beso enorme ***

MARTA dijo...

Es muy chulo, yo también guardo en cajas un montón de libros de cuando era peque! A ver si al Bufin le gustan! Un besazo guapa!

Matilda dijo...

Gracias Berenice, qué lindas tus palabras :)
La verdad es que es un libro al que le tengo mucho cariño porque me hizo pasar muchos buenos ratos. Sería estupendo que alguien lo encontrara por ahí y lo pudiera leer.
Un abrazo guapa.

Matilda dijo...

¡Al Bufin le van a encantar Marta! Yo recuerdo que los cuentos de mis tías me los leía y releía y me encantaban, seguro que pasáis ratos geniales los dos juntos investigando, o con el papi si se apunta.
Un abrazote grande guapa.

Horacio dijo...

Buscando cosas encontre estos comentarios. Vaya sorpresa. Soy Horacio Elena, el autor de Mar Marti.Libro que escribi e ilustre con mucho cariño pues se trataba sobre un accidente que mi hijo Martin tuvo al año y medio.Me encanta que te haya gustado. Todavia me queda un ejenplar. ;-)
Cariños
www.horacio-elena.com

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...