domingo, 21 de noviembre de 2010

Abuelos. Chema Heras / Rosa Osuna.


              Este fin de semana ha sido especial, divertido y muy entrañable. Hace un ratito llegábamos a casa después de hacer un viaje relámpago a Madrid para celebrar el cumpleaños de mi abuela que ayer cumplía, nada más y nada menos que, 90 añazos. Como en mi familia todo se celebra hemos acudido desde los distintos puntos de la geografía española por los que estamos repartidos y hemos preparado una fiesta por todo lo alto con riquísima tarta de Mila (compañera de mi abuela en su casa desde que mis padres se casaron y una más, a la que todos adoramos), actuaciones, juegos, videos familiares y más de 40 personas entre  grandes y chicos armando follón. Lo hemos pasado muy bien y ella ha disfrutado de su enorme familia y de los millones de besos que todos hemos querido darle. Como dato os comentaré que el regalo estrella ha sido un iPad. El año pasado celebramos los 90 años de su hermana (la Madrina) y su regalo estrella fue un ordenador, así de modernas son nuestras chicas de oro J
                Para mí, como para tanta gente, los abuelos son especiales, pilares de la vida de uno que nos han llenado de cariño. Yo tengo la suerte de que aún disfruto de una abuela y dos hermanas de abuela (para mí también muy, muy especiales). El resto de los abuelos, por desgracia, ya tuvieron que marcharse pero me quisieron tanto que hoy los siento tan cerca de mí como cuando podía ir a verles.
              Y por eso, porque ayer tuvimos la suerte de celebrar un cumpleaños tan bonito y porque mis abuelos y sus hermanos han llenado mi vida de momentos maravillosos hoy les rindo un pequeño homenaje recomendando un libro precioso y tierno.
              Los abuelos, de la editorial Kalandraka es, como muchos otros álbumes ilustrados de la misma, uno de esos cuentos simpáticos que a los mayores nos gustan por unas cosas y a los pequeños por otras.
                 El abuelo Manuel se entera de que hay baile en la plaza del pueblo y rápidamente va a buscar a la abuela Manuela para que no se lo pierdan.  Mientras la abuela va argumentando razones por las que arreglarse y pintarse, “voy a pintarme los ojos que los tengo tristes como una noche sin luna”, el abuelo se las rebate explicándole lo guapa que es, “¡no digas eso, mujer! Tú eres tan bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche”. Y así vamos enumerando lo que para ella son defectos ya propios de la edad y para él virtudes que los años le han regalado.
                Chema Heras y Rosa Osuna escriben y dibujan una historia tierna y real, muy divertida porque nuestros abuelillos son muy marchosos y se van a bailar y fácil de contarle a los peques porque podemos jugar a repetir todo lo que dicen los protagonistas.  Además, las ilustraciones son sencillas y alegres, algo que va perfectamente con el texto.


                Me gusta mucho este libro porque habla de hacerse mayor con la naturalidad y lo bonito de los años pasados juntos y de los achaques de la edad como medallas y no como problemas. Nos encontramos a dos abuelos contentos y con muchas cosas que hacer, fuertes por lo que ya vivieron y a la vez suaves, como vemos a esas personas que tanto queremos.
                Yo, esta vez, a mi abuela le regalé un cuentecillo que escribí para la ocasión y que entró en la parte de actuaciones de nuestra gran fiesta  y sé que este fin de semana en familia es uno de los miles de regalos que ella y mis otros abuelos me han hecho a mí así que aquí y allí, dónde quiera que estéis, ¡gracias y muchas felicidades!



16 comentarios:

M. dijo...

Hola! Qué cierto eso que dices de que los abuelos son pilares indispensables...y que poco se les valora a veces! Un besoo!

cargadadelibros.blogspot.com

Anatema dijo...

Felicidades para tu abuela por su cumpleaños y a todos vosotras por disfrutar de su compañía. Que bien poder tener esas reuniones familiares y disfrutar así todos.

El libro me ha parecido una maravilla. Muy positivo el rebatir en bueno del abuelito, lo que la abuelita considera malo. Muy bonito.

LAKY dijo...

Mi familia materna es más pequeña pero nos reuníamos siempre para comer por el cumpleaños de mi abuela (la bisa), Era una maravilla.
Felicidades a tu abuela!

Matilda dijo...

Tienes razón M., a veces a los abuelos no se les valora como se debiera y ellos siempre están ahí para lo que haga falta, ¿verdad?
Un beso guapa.

Matilda dijo...

Gracias Anatema. La verdad es que es una suerte poder tener estas reuniones agotadoras pero muy divertidas y agradables. Y es un lujo viajar a Madrid de vez en cuando a ver a mi abuela, me encanta hacerlo.
Me alegro de que te haya gustado el libro, yo lo pedí en la librería en cuanto supe que existía y la verdad es que me encanta.
Un beso guapa.

Matilda dijo...

¡Gracias Laky! Mi abuela también es bisa porque mi prima mayor tiene dos peques y la verdad es que le encanta serlo.
Tienes razón, estas reuniones familiares (sea la familia grande o chica) son geniales :)
Un beso grande guapa.

Carmen dijo...

Qué ternura de entrada, Matilda!! Cada vez tienes un blog más personal y encantador.
Un beso,

Frida Kahlo dijo...

La ilustración final, con el abrazo de la pareja rodeado de momentos de su vida (baile, boda, cuidado en la enfermedad, baño, cocina, compañía mutua) me parece una inmejorable expresión de lo que el amor verdadero significa.

Pero a Rosa Osuna yo le aconsejaría que mejore su técnica en el retrato de los cerdos. Pobres animales, no se merecen esa afrenta a su belleza.

Un beso.

Tita la mas bonita dijo...

Hola, los abuelitos y abuelitas son como muñecos de porcelana, para admirar, amar, cuidar y aprender de su "finura"!

Un Besito marino

Matilda dijo...

¡Gracias Carmen! Me encanta eso que me has dicho, de verdad. Siempre miro tu blog y pienso en que tiene mucha personalidad, es muy especial y agradable y me digo "paciencia, esto se va perfilando poco a poco". Veo que empiezo qa perfilar el mío y eso me hace mucha ilusión.
Un beso grande.

Matilda dijo...

Hola Frida, tienes razón, la imagen final es genial, dice muchas cosas sin una sola letra, a mí también me gusta mucho.
¡Pero los cerditos son monísimos! ¡Muy artísticos! Jajaja.

Por cierto, buenísimo tu blog, super expresivo, desde hoy tiene una seguidora más.
Un beso.

Matilda dijo...

Qué bonito lo que dices Tita. Te diré que mi abuela y la Madrina se enfadan cuando las cuidamos mucho y se ofenden, "no me dejáis hacer nada" dicen, pero yo creo que en el fondo les gusta que las mimemos y desde luego, lo que no dejan de hacer es mimarnos ellas a todos nosotros.
Un beso.

Albertina dijo...

Muchas gracias por pasar por mi blog y por tus palabras!!

Me encanta este post que has escrito y pienso ir leyeéndome los antiguos, mis padres son los dos licenciados en Filología y en mi casa de siempre hemos devorado libros, me encanta la literatura infantil, así que pienso ir sacando ideas de tu blog para cuando Valeria crezca un poquito.

Un abrazo y estamos en contacto.

Albertina dijo...

Ahhh, y feliz cumple a tu abuela!;)

Matilda dijo...

Gracias Albertina. Le tengo que contar a mi abuela que todas la habéis felicitado, ¡le va a encantar!
¡Por supuesto que estaremos en contacto! Creo que tengo mucho que prender de Valeria y de ti y espero poder haceros buenas recomendaciones de libros.
Además, me encanta tu familia llena de gatos ;) Nosotros tenemos un perrito lindo, lindo y muy miedoso porque tuvo una infancia dura, pero re-simpático.
Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Hola, entré a tu blog por casualidad, me pareció muy bueno, no quería salir sin decírtelo. Voy a seguirte. Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
Un abrazo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...