miércoles, 2 de enero de 2013

Humildes consejos y cavilaciones de una lectora voraz.


Leer para disfrutar.
 
       Antes que nada, ¡feliz año nuevo! Os deseo a todos lo mejor para este 2013 que empezamos y como siempre, muchas gracias por estar con nosotras al empezar a pasear por el nuevo calendario. Sé que últimamente he respondido pocos comentarios y he visitado pocos blogs (bueno, los he visitado pero no he comentado) y debo pediros perdón por ello. El final del año ha sido agotador pero, después de Reyes, volveremos con las pilas cargadas y trataremos de estar más presentes en todos lados. Esta es una entrada programada porque pensé que sería bueno desconectar un poquito.
 
         Hace tiempo que le doy vueltas a un asunto y me gustaría comentarlo con vosotros.

         Hemos hablado muchas veces del carácter lúdico de la lectura, de lo importante que es que los niños descubran esto y de lo difícil, por no decir imposible, que sería llegar a apreciarla sin este factor.

         Lo hemos comentado tanto que me da miedo parecer pesada pero sospecho que no ha quedado muy claro porque aún me encuentro, en ocasiones, defendiendo esto a capa y espada frente a adultos que hablan de su carácter didáctico, que buscan libros “que enseñen” y que dejan en las estanterías preciosas historias que “son una tontería” o “no aportan nada”. Sospecho que a esos adultos nadie les descubrió lo divertido que es leer.



         Hace unos días pensaba en la cantidad de retos literarios que podemos encontrar en la blogosfera, para leer determinados autores, sagas completas, libros de un género en concreto… la mayoría son realmente atractivos. A nivel personal, yo me apunto a muy pocos y os voy a explicar por qué.

         Estos retos son divertidos, forman parte de ese juego maravilloso que es leer y la gente que se apunta a ellos disfruta enormemente. En mi caso, la mitad, si no más, de los libros que leo a lo largo de un año forman parte de mi trabajo o llegan a mí como material de estudio. Algunos los disfruto como la que más, otros se me hacen más pesados, pero, en general, soy afortunada porque trabajo haciendo algo que me apasiona.

         La otra mitad son libros que voy eligiendo con cuidado, que a veces me desilusionan y otras me encantan pero que, sobre todo, me ayudan a no olvidar por qué me dedico a los libros y la literatura. Los que elijo yo solita, lo que me regalan sabiendo que me van a gustar, los que leo solo para disfrutar (aunque ya sabéis que la lectura siempre aporta mucho más), esos, son los que me demuestran la importancia de lo que hago  los que me empujan a seguir. También los que me animan a leer algunos un poco más pesados para saber más.



         Si este último grupo lo lleno de retos dejo muy poco espacio para los libros que llegan porque en ese momento me apetecen, porque los he encontrado en una estantería mirándome o porque son justo el que necesito. Ya veis, me apunto a pocos retos y casi siempre llego a cumplir por los pelos (aunque reconozco que, deprisa y corriendo, suelo disfrutar mucho de esas lecturas que me auto impuse en su momento).

         ¿Por qué os cuento esto? Fácil, para explicaros que yo, que trabajo con libros, he descubierto con el tiempo que debo dejar un espacio para la lectura sin imposiciones, la que llega solo para entretener y regalar buenos ratos.

         Yo, que ya soy lectora empedernida y experimentada, digamos que todo terreno, soy consciente de la importancia de leer para divertirme. ¿No os parece que, entonces, un niño, que da sus primeros pasos en esta aventura, necesitará mucho más y con mayor motivo descubrir esta faceta de los libros? Para que un niño sea un adulto capaz de leer de todo, antes tiene que sentir que leer es fácil, que las letras ruedan solas hasta nosotros y que nos hacen pasa ratos fantásticos.

         Hay libros de todo tipo, con formas, tamaños y colores para todo el mundo pero, si no descubrimos lo mejor de ellos, su capacidad para llevarnos lejos, hacernos reír o llorar, tenernos horas pegados a ellos, buscar ratitos para seguir leyendo porque queremos saber más… Si no sentimos todo eso y las cosquillas de los momentos intensos de cada lectura nunca podremos llegar a libros difíciles que solo enseñen ni seremos capaces de aprovechar tooooodo lo que nos ofrecen.


         Los humildes consejos de hoy son para que, ahora que Sus Majestades de Oriente están llenando los sacos para cargar en los camellos, les demos ideas para que traigan libros divertidos, que hagan volar, que llenen el corazón, aunque creamos que “son una tontería”. Un libro siempre tiene mucho que aportar pero lo más importante, el medio para llegar a todo lo demás, es la diversión, la ilusión, la risa, el sentimiento…

         Prioricemos el carácter lúdico y afectivo de la lectura. De verdad, si lo hacemos, todo lo demás llegará solo.
 
         Y no me queda más que desearos una noche de Reyes mágica y que Sus Majestades traigan, a lomos de los camellos, sobre todo energía, ganas, fuerza y sonrisas ;)
 

 

10 comentarios:

Offuscatio dijo...

¡Feliz año nuevo, Matilda! Qué el 2013 nos traiga más y mejores lecturas :) Yo estoy totalmente de acuerdo contigo en la reflexión que nos presentas hoy aquí. Este año sólo sucumbiré al reto de leer una novela de Paul Auster y las demás lecturas irán cayendo de acuerdo a mis gustos personales y mis estados de espíritu. Un beso

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Feliz Año Matilda. A mi me parece un post muy acertado, he caído en algunos retos pero sin presiones y contados, la cuestión principal es difrutar sin prisas. Besos

Margari dijo...

Feliz año Matilda! Y totalmente de acuerdo. A los niños hay que descubrirles que con un libro se disfruta. Y no hay que agobiarlos sólo con libros didácticos. Ni presionarlos para que lean libros que creemos que le van a gustar. Que a veces compruebo que a mi hija hay un libro que le está aburriendo y le digo que lo deje, que vaya a buscar otro. Que no quiero que piense que libro significa aburrimiento. Que hay muchos llenos de aventuras que sí que le van a gustar.
En cuanto a los retos yo he caído en muchos, pero de autores que quiero descubrir y de libros que llevan tiempo esperando en la estantería. Sobre todo de estos últimos, que si este año sigue igual, de comprar poquito, que la crisis está achuchando mucho. Mucha estantería y mucha biblioteca este año toca. Y sobre todo, seguir disfrutando de las buenas lecturas.
Besotes y feliz año!!!

Cuentos para peques dijo...

Hola!!! Feliz 2013!! Creo que llevas toda la razón. Estoy de acuerdo contigo en que la lectura tiene que tener un carácter lúdico. Tenemos que dejar a los niños que elijan ellos mismos los libros que quieren leer, porque así es como realmente podemos conseguir que disfruten con la lectura.

Me gusta mucho tu blog y las reflexiones que nos traes. Tienes un premio en mi blog:) http://cuentos-para-peques.blogspot.com.es/p/premios.html Un beso!!

La Gallina Pintadita Carmen dijo...

Feliz año nuevo preciosa
Ains, yo con el peque quizás peque casi de lo contrario. Miro su pequebiblioteca y nada más veo libros preciosos, historias magníficas o quizás pequeñas, pero libro "didáctico"...se cuentan con los dedos de una mano. A veces pienso que tendríamos que compensar un poco, pero por ahora somos felices así y mira tu, tampoco es que parezca que el niño se nos esté quedando atrás en nada. Que otra quizás no, pero amor por las historias y las ilustraciones segurito que si
Un besazo

Las historias de Paula dijo...

Muchas felicidades, eres una de mis ganadoras. Pásate por mi blog a recoger tu premio.
Un besipremio Paula.

Conchita dijo...

Querida Matilda,estoy totalmente de acuerdo, ahora, en que los libros son para disfrutar. Tenemos poco tiempo y hay tantos libros para leer, que es una pena empecinarnos en terminar un que no nos guste. Eso me pasaba a mí antes,si empezaba un libro tenía que terminarlo y lo que ocurr'ia es que ni leía ese ni empezaba uno nuevo.Ahora, desde que mi profe del taller de escritura creativa nos dijo que solo teníamos tiempo de leer unos 3.000 libros,durante nuestra vida, he cambiado y solo termino los que me enganchan dsde el principio. Los otros los ignoro rápidamente.FELIZ 2013.

Meg dijo...

Totalmente de acuerdo. Este año he tenido varios indicios de agobio o falta de diversión o disfrute, y por eso he puesto medios para evitar que se repita :-) Un besote!!

El Hada de los Cuentos dijo...

Yo también soy una lectora voraz y por eso tu blog me ha gustado desde el primer momento. Me arece muy interesante y a partir de ahora le sigo. Si me quieres conocer estoy en http://educarges.blogspot.com y http://tejiendocuentos12.blogspot.com
Un cariñoso saludo

Mariuca dijo...

Feliz año con un poco de retraso.
Yo siempre he dicho que hay muchos lectores potenciales que se perdieron por el camino por culpa de las lecturas obligatorias y demasiado densas que tenían que hacer durante los años escolares.
Yo por suerte vengo de una familia de lectores, que me descubrió el mundo de lectura sin imposiciones y que me enganchó gracias a lecturas de todo tipo sin poner cortapisas a cualquier tipo de libro de fantasía o aventuras mucho más adecuados para abrir el mundo de los libros para los niños. Los libros más "serios" son para más adelante.
Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...