martes, 22 de enero de 2013

El viento en los sauces. Kenneth Grahame.


        Hace poco entré en una librería infantil  de esas que te invitan a quedarte para siempre, llena de libros preciosos y de sorpresas. Me gustó mucho pero, aún así, cuando salí de allí le dije a las personas que venían conmigo (amantes, como yo de la literatura infantil y grandes profesionales) “le falta fondo”. Nos pusimos a pensar, ¿qué quería decir con que le faltaba fondo? Pues eso, faltaban libros que, bajo mi punto de vista (muy humilde, ¿eh?), siempre, siempre, deben estar en una librería de este tipo.

         La conversación y la reflexión nos dieron para pensar que deberíamos hacer una lista de imprescindibles, clásicos y modernos, que no pueden faltar si queremos mostrar a grandes y pequeños la magia de la lectura.


         Estos días ando dándole vueltas a mi lista de imprescindibles y tratando de confeccionarla. No es sencillo, no creáis, hay tanto que no conozco… Pero entre reflexiones y paseos por mis estanterías, me he dado cuenta de que nunca os he hablado de este libro que, para mí, sí es un imprescindible y además, una historia muy especial.

         Mi ejemplar de El viento en los sauces no es de los más bonitos, pero es, sin duda, una de las joyas de mi colección. Me lo regaló Jaime hace algunos años y lo he leído y releído, subrayado y recomendado hasta la saciedad. Para que os hagáis una idea, es uno de los libros a los que recurro cuando estoy triste o preocupada por algo.

         Dicen que Kenneth Grahame inventó esta historia para su hijo Alastair que, el día que cumplía 4 años le propuso a su padre los personajes y que estuvieron disfrutando de sus aventuras hasta bien entrada la noche.

         Cansado de hacer la limpieza de primavera un topo simpático y tímido sale de su madriguera y queda fascinado por el paisaje y los placeres de la tranquila vida de la orilla del río. Pero no tiene ni idea de todo lo que esta le puede ofrecer. Por suerte, en su paseo conoce a una rata de río vivaracha y alegre que se encargará de demostrarle lo estupendo y divertido que es vivir allí.

         Básicamente, así podríamos resumir, a grandes rasgos, este librito sencillo y agradable pero tiene mucho más porque, al lado de la orilla del río está el bosque salvaje donde vive el tejón y un poquito más allá encontramos la mansión del sapo, personaje estrafalario y caprichoso que se encargará de llenar de acción todas sus apariciones.

         El viento en los sauces es una historia que alaba las cosas sencillas pero que no olvida que en la vida hay mucho más, que recomienda que nos portemos correctamente, pero que trata con humor las travesuras del sapo porque, al fin y al cabo, de todo tiene que haber y aunque hay que aprender de los errores tampoco hay necesidad de poner el grito en el cielo por todo.

         El autor combina para nosotros ratos de tranquilidad, paseos y charlas con aventuras locas y peligrosas, todo ello en un paisaje típicamente inglés, con personajes de modales típicamente ingleses y humor y reflexiones típicamente inglesas, ya veis, un libro muy inglés que nos permite viajar lejos y descansar de la rutina montando en barca con Topo y Rata o en automóvil con el inconsciente Sapo.

         ¿Es un libro para niños? Las aventuras y lo que en él se cuenta sin duda los son, ahora bien, como tantos otros clásicos imprescindibles, el lenguaje, el tono, el ritmo, etc., no son de esta época. Hoy la vida rueda más deprisa y cabe la posibilidad de que nuestros niños se aburran al leerlo. Por eso, aunque está muy bien escrito y leerlo resulta muy agradable debemos entender que no todo el mundo lo va a apreciar ni va a disfrutar entre sus letras.

         Mi consejo es que, independientemente de que el niño se anime a leerlo o no (yo creo que a partir de 10 o 12 años), juguemos con el cuento, se lo relatemos, le hablemos de los personajes y sus aventuras, lo comentemos con ellos. Hay ediciones muy bonitas de este libro y vale la pena que los peques lo conozcan. Que no nos asuste que los libros escritos en el siglo pasado tengan un lenguaje más denso y un desarrollo más pausado y que esto no nos impida disfrutar de historias bonitas y divertidas como es esta.

         Y vosotros, ¿qué libros consideráis imprescindibles en una biblioteca infantil?

 

14 comentarios:

Meg dijo...

No conocía este libro, lo tendré en cuenta. Mi imprescindible no es uno de los clásicos, no es muy conocido, pero para mí fue muy especial, no lo olvido, "Historias de Ninguno" de Pilar Mateos. Un besote!!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Yo tampoco lo conocía pero me ha encantado :) así que me lo apunto. en una biblioteca infantil para mi no puede faltar Matilda (Roald Dahl en general) no soy muy original, pero es que me encanta. Besos

Kristi dijo...

Hola Matilda, me has animado mucho a leerlo, lo tengo en la estantería desde que leí 84 charing cross road (donde habla muy bien de este libro).
¿Nos hablarás de más libros que consideras imprescindibles?
Yo considero que La Historia interminable, pero podría ser de literatura juvenil.
Y como no: Matilda ¿verdad?
Un abrazo

Cartafol dijo...

No lo conocía...me lo apunto. Gracias, yo creo que Matilda también ;D

Shorby dijo...

Me ENCANTA esta peli, es de Disney de hace tiempo, aunque no se titula así.
Desde que me enteré que estaba basada en este libro, ando tras él como loca =)

Besotes

Margari dijo...

No lo he leído, pero en cuantito pueda y las lecturas del cole de la peque nos lo permitan le ponemos remedio. Y sobre un libro para niños... Mi favorito es Momo pero acabo de descubrir estas navidades precisamente Matilda y ahora me dejas con la duda. ¿Puedo elegir dos?
Besotes!!!

littleEmily dijo...

El viento en los saúces es uno de ellos, es de mis favoritos, y es que solo se me ocurren libros ingleses (que novedad, ¿verdad?): Alicia en el país de las maravillas, todos los de Roald Dahl, El jardín secreto, Peter Pan, Ballet Shoes... y seguría muchos más.
De El viento en los saúces tengo un par de ediciones, una anotada e ilustrada de esas tan bonitas, que se vino de Londres.
Un besito.

María dijo...

Está en mi mesita de noche. Cerca...porque como dices tú, es de esos libros que cuenta cosas sencillas.
Con él viajas a esa vida rural de la campiña inglesa...que tanto me recuerda a los Hobbits o a Beatrix Potter. Creo que siendo de mundo distintos, todos ellos pensaron en niños y en sí mismos al escribir estos libros...por tanto, son para edades muy diversas, porque cada uno captamos mensaje muy distintos.
Un placer pasar por aquí...como siempre, Matilda. Me encanta como escribes y lo que nos dices de los libros...lo que ellos te transmiten, etc...
Hace un tiempo también comencé a escribir una lista de "imprescindibles". Para empezar creo que siempre tenemos favoritos...dejarlos en un lugar depende del momento. Hay libros que son muy especiales pero a lo fueron solo para un momentos determinado, luego los abandonamos...o nos abandonan...Después están esos libros, (como este para ti) que nos persiguen a lo largo de toda la vida. Ya empiezo a extenderme...espero que algún día charlemos de todo esto con té earl grey crema de por medio, jajaja!!
Ha sido una maravilla leerte...un beso grande y que tengas un precioso día.

Conchita dijo...

Matilda, este libro que nos recomiendas parece que tiene mucho encanto. Veré si lo puedo conseguir para leérmelo, aunque ahora lo tengo dificil; llevo 400 páginas de Casa desolada, pero para aligerar un poco la cosa, entremedias, estoy leyendo La Abadia de Northanger de Jean Austen.Para el taller de lectura tengo uno de Emila Pardo Bazán que recogeré esta tarde. ¿Crees que esa forma de leer es correcta o debía de termionar el libro que empiezo y luego pasar a otro?. Un abrazo

Matilda dijo...

Este libro es una joyita, Meg, tranquilo y agradable, inventado con todo el cariño por un papi para su hijo, la verdad es que vale la pena. Me apunto tu imprescindible para buscarlo porque no lo conozco y siempre se agradecen los nuevos descubrimientos ;)

Un abrazote.

Matilda dijo...

Ya me dirás qué te parece Marilú, yo creo que es una delicia.
Comparto, claro, tu imprescindible, ¡no puede faltar! Jajaja.

Un abrazote.

Matilda dijo...

Es cierto, Kristi, en 84 Charing Cross Road mencionan este libro, no me acordaba. Es un libro precioso, la verdad. Ya me dirás qué te parece.
¡Claro que hablaré de más imprescindibles! Y me encantan los que tú propones, claro :)

Un abrazo.

Matilda dijo...

Busca una edición ilustrada Cartafol, seguro que las princesas y tú lo disfrutáis ;)

Me encanta que propongáis Matilda como imprescindible, ¡es tan bonito!

Un abrazo, guapa.

Matilda dijo...

Jajaja, la peli es genial, Shorby. Creo que se llama las aventuras del señor sapo o algo así, ¿no? A mí me encanta la canción que canta cuando va en el carro como un loco :)

Un abrazo, guapa.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...