miércoles, 27 de marzo de 2013

Humildes consejos y cavilaciones de una lectora voraz


Series y sagas.

         Soy de esas lectoras que se encariñan tremendamente con los personajes de los libros que lee así que, si estos personajes tienen aventuras en más de un libro suelo alegrarme sobremanera. Las series de libros, en mi caso policiacas en su mayoría, tienen el encanto de que, cada vez que abres un nuevo libro, te reencuentras con viejos amigos.

         Ya veis, soy una entusiasta de los viejos amigos entre páginas pero eso no quita que no esté un poco harta del abuso que se hace ahora mismo de este recurso. De un tiempo a esta parte todo lo que tiene éxito se convierte en una trilogía, en una saga o en una serie, ¿no tenéis vosotros esa sensación? Y la verdad, repitiendo, repitiendo, a mí me parece que el panorama está perdiendo un poco de frescura.

         Es estupendo descubrir que, tras cerrar un libro, podremos volver a vivir aventuras con los mismos personajes pero, bajo mi punto de vista, este tipo de historias tienen una estructura muy concreta, no es algo que valga para cualquier relato, si no está bien planteado, si no es lo que pide, chirría y se ve como manido.

 
         Por eso me da pena cuando descubro en una librería una segunda parte de un libro que me gustó y que había quedado perfectamente cerrado, me siento un poco estafada y os va a parecer tonto pero me da la sensación de que abusan y utilizan a los protagonistas, que ya eran mis amigos.

         Pienso que hay historias que realmente se inventan para ser laaaaargas y tener varias partes o personajes que se crean con la intención de que nos acompañen y les acompañemos a lo largo de su vida entre páginas. Pero hay otros, ya me contaréis qué opináis, que no nacen con esa intención, tienen una historia, una vida literaria y unas aventuras que vivir, ¡y son estupendas! Pero de repente comienzan a funcionar a nivel de mercado, se hacen famosos, los conoce más y más gente y ¡plaf! Ya tenemos tres o cuatro libros más listos para colocar en las estanterías de novedades de las más prestigiosas librerías.

 
         No me entendáis mal, comprendo perfectamente que un autor se encariñe con personajes que le regalan buenos momentos pero, por suerte o por desgracia, los cuentos y las historias tienen vida propia y la extensión que ellas deciden, si las forzamos a continuar se nota…

Y además, a mí me encanta descubrir las nuevas facetas de los escritores que me gustan, ¿por qué tanto miedo a cambiar? ¿No tienen nada más que contarnos?


         En fin, no sé, puede que esto sea una moda o que ahora todo el mundo escriba sagas y trilogías porque es lo que a los autores les pide el cuerpo pero yo, sintiéndolo mucho, creo que cuando una autor es sincero, incluso aunque no escriba bien, eso se nota en lo que nos cuenta y la sinceridad al escribir casi nunca va de la mano de las corrientes. Las historias entienden de historias, ¿no?

17 comentarios:

Ardillita dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, hace poco comentaba lo mismo con mi hermana, es que ahora todo es trilogía??? suena un poco a querer estirar y sacar provecho de más

Margari dijo...

Sí que empieza a cansar un poco esta moda de trilogías, sagas... Aunque al final siempre se cae con alguna. Pero para las editoriales esto es un simple negocio y mientras estén ganando dinero...
Besotes!!!

littleEmily dijo...

Desde El Señor de los Anillos (sí, editores, esto es una saga en tres libros, la historia no se puede contar en uno) parece que cualquier novela infantil / juvenil / adulta tenga que venir en 3 volúmenes y es algo que cansa. Y más si ves desde el primero que han alargado la historia demasiado y que no va a aguantar ni uno más.
Besitos.

Meg dijo...

Yo creo que esto siempre ha existido. Normalmente no me disgusta, salvo que sea descaradamente forzado,en ese caso si que me niego a seguir...Un besote!

Mónica dijo...

Fairy Oak...¡todo un ejemplo! de este tema.

Escalpelo Literario dijo...

Una cosa son las sagas, trilogías, pentalogías y demás gías que no hacen más que alargar una historia que con un libro hubiera quedado más que contada, véase Crepúsculo, y otra muy distinta son las sagas que tienen como nexo unos personajes. De las segundas creo que han ayudado mucho a que los niños se enganchen a la lectura. En mi época estaban los Hollister, Puck, Los cinco, etc y ahora hay colecciones como Geronimo Stilton que es una de las imágenes que ilustran tu entrada. Yo soy muy fan de Geronimo por ejemplo, creo que el concepto de esos libros es muy muy bueno, y ha hecho que muchísimos niños no solo se enganchen a la lectura si no que incluso descubran los clásicos o la mitología, sepan leer un libro o un formato gráfico porque la variedad y calidad de esa colección es impresionante. Luego en obras adultas hay sagas maravillosas como la de Miles Vorkosigan que solo hace que quieras seguir leyendo más, pero que son cada una historias autoconclusivas, o libros como los de James Bond, o sagas como las de John Carter. Siempre han existido sagas y tienen su explicación, otras simplemente se apuntan al carro, como la trilogía de las 50 sombras y lo que es peor todas las trilogías idénticas que han aparecido aprovechando el tirón. Un ejemplo de trilogía soberbia a la que no le falta ni una coma es El señor de los anillos. O libros que han sido concebidos para abarcar un cierto número de libros y se nota al leerlo porque mantienen una coherencia en la historia como Harry Potter o los libros de Una serie de catastróficas desdichas. Pero esto, como en todo, lo único que hace es que el lector tenga que ser selectivo y decidir que es lo que le gusta, no simplemente dejarse llevar de modas y bajo mi punto de vista una amplia oferta hace lectores más sabios.
Muy buenas tus reflexiones, como siempre. Un gusto leerte.

Mariuca dijo...

Es cierto que se están pasando con el tema de las trilogías, le han visto la ganancia a enganchar a los lectores y algunos no se lo piensan, aunque lo que escriben no lo justifica.
Un saludo.

Inmaculada dijo...

A mí me gustan algunas series como las de Bevilacqua de Lorenzo Silva, Camilla Lackberg o Montalbano, pero cuando un libro sale al mercado anunciado ya como el inicio de una trilogía, en principio, desconfío: y porqué van a ser tres y no dos?? O cuatro o cinco??? Y si se le acaba la inspiración al autor antes o se le van ocurriendo más aventuras sobre la marcha? No sé, no sé, parece poco de fiar esta moda de las trilogías.

Matilda dijo...

Totalmente de acuerdo, Ardillita, siempre ha habido sagas y series pero últimamente parece que lo más raro es novedades de un solo volumen. Un poco "zozpechoso" diría yo.

Un besazo.

Matilda dijo...

¡Qué alegría verte, Margari! Me acuerdo mucho de vosotras. Estoy de acuerdo contigo, siempre se cae u oye, algunas son estupendas pero, ¿todo lo que se escribe necesita tres volúmenes para contarlo? ¿¿¿Toooodo??? Auqnue, como bien dices, las editoriales no miran mucho más allá del negocio puro y duro.

Un beso muy grande, guapa.

Matilda dijo...

Cierto, Little Emily, El Señor de los Anillos es la trilogía con mayúsculas pero, ya ves, igual que ahora sabe de elfos todo el mundo, también de escribir sobre ellos largo y tendido. Es una pena, hay historias geniales que, siendo un solo libro, quedarían redondas, ¿verdad?

Un besazo grande.

Matilda dijo...

¿Verdad que sí, Monica? Cuando yo vi que una trilogía estupenda y perfectamente terminada se extendía y encima con cambio de editorial me dio muchísima pena. Pasó de ser un descubrimiento a una decepción. Pero bueno, los tres primeros siguen siendo estupendos ;)

Un besazo.

Matilda dijo...

Me encanta tu reflexión, Escalpelo Literario. Yo no estoy en contra de las series y sagas sino de el abuso. Me gusta mucho, como he dicho, la idea de poder reencontrarme con personajes en un libro tras otro y me gustan las sagas siempre que estén justificadas. Harry Potter, Gerónimo Stilton... nacen con una idea, ¿verdad? El problema es cuando la idea inicial es un solo libro y de repente aparecen muchos más o cuando las trilogías se plantean como obligatorias por una cuestión de ventas.
Con todo, tu idea de la amplia oferta y los lectores sabios me gusta mucho, me has hecho reconciliarme un poco con la idea ;)

Un besazo, guapa.

Matilda dijo...

¡Meg! Perdona, guapa, que me he saltado tu comentario. Tienes razón, eso siempre ha existido pero, ¿tanto? Antes las trilogías eran excepciones, ¿no te parece?
Aunque, ya lo señalas tú, el buen lector sabrá quedarse con lo que le gusta y desechar lo que no ;)

Un besazo guapísima.

Matilda dijo...

Yo creo que ese es el problema Mariuca. No pasa nada por escribir trilogías y sagas pero son tan forzadas... ¿verdad?

Un abrazote.

Matilda dijo...

Jajaja, Inmaculada, me ha encantado tu reflexión de por qué tres y no más o menos. Tienes toda la razón, a veces están bien pero, desconfiar en un principio no viene mal, así filtramos un poco ;)

Un beso grande, guapa.

faiiry periwinkel dijo...

Madre mia tienes un blog presioso!!! lo digo enserio, se ve que te gusta leer y sobre todo libros tan bonitos como es fairy oak :) estoy empezando con blogger y simplemente tengo un solo seguidor, q soy yo ;( sigueme por a te lo agradeceria un monton :)) UN KISS <3

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...