viernes, 1 de abril de 2011

Fin de nuestro cuento.

Pues sí compañeros cuentistas, hoy escribo con una mezcla de alegría y penilla porque el cuento que empezamos hace casi dos meses hoy llega a su fin. Marta ha sido muy rápida y aquí tenemos el desenlace de todas nuestras aventuras.

        Eran símbolos de antaño, escritos por antiguas aves, Milón, gran estudioso de sus antepasados entendía bastante de los símbolos y empezó a leer:

        “…los huevos preciados son, de ellos nacerán dragones, dragones de luz que darán estabilidad y equilibrio a la isla, pero como todo puede tener su lado negativo, si los huevos por seres malignos incubados son, basiliscos malvados nacerán….” “…si el elegido invocara a los 15 dioses creadores mediante el ritual de la luz azul sus hermanos volverían a ser dragones….”

      -¡Milón es la solución! – gritaron todos – pero quién es el elegido! No lo pone? Sigue leyendo Milón!
      -Lo intento pero aquí se ve borroso… dice algo como…que… los 13 dioses decidieron enviar lejos al elegido…, y que él volvería con su ejército de pequeños para poner punto final, sólo él con su tropa puede solucionar esto porque los 13 dioses lo han elegido!
      -¡Un ejército! Eso es lo que hace falta! Pero de pequeños? Unos seres pequeños tienen que ayudar al elegido contra basiliscos, ranas y piratas?
      -Esperad – dijo Milón – pone algo más, la misión del ejército de pequeños es llevar al elegido al árbol Trupillo más antiguo, situado en el centro de la isla para que el elegido invoque a los 13 dioses creadores! Me parece que sé quién es el elegido
       -¿Quién? - Respondieron todos al unísono.
        Milón miró a Babaio, “no nos digas!” se miraron todos incrédulos entre sí, presuponiendo que el ejército de pequeños eran ellos, pero Milón no contó todo lo que ponía en los símbolos y una mueca se marcó en su cara. Babaio, al asumir su papel de “elegido” decidió rescatar a sus compañeros para que lo llevaran al Trupillo como así marcaban los escritos, pero, ¿como? En su angustia por encontrar la solución sintió una vibración en su interior y miró a su madre, ella lo miraba y unas lágrimas se volvieron a escapar de sus ojos, también sabía lo que ponía en los símbolos de las paredes y sabía que ya no volvería a ver a su pequeño, y, de repente se dirigió a Milón y hacia el resto y rompió las cuerdas que los ataban, éstos salieron corriendo para reunirse con Dodo y Babaio y juntos se adentraron en la isla, mientras escapaban, se oían gritos y rugidos de la dragona desde el interior de la cueva, ¡los debía de estar protegiendo de todos sus captores!


          Enseguida encontraron el árbol Trupillo, ¡era inmensamente grande! Y Babaio enseguida supo que tenía que trepar en él, al llegar arriba, se encontró perdido no sabía que tenía que hacer, pero entonces Milón le dijo:
        -¡Babaio! Espera, yo he de subir contigo.

        Todos se miraron entre sí, “tú Milón?, porqué?”, “lo pone en los escritos, ya no os volveré a ver amigos, Babaio y yo nos vamos con los dioses, debemos de estar con ellos para que recuerden siempre qué fue lo que les unió a los 13, estaremos bien, muy bien y vosotros también, en cuanto nosotros lleguemos “arriba” todo quedará solucionado, la luz azul que desprenderá Babaio hará que los basiliscos vuelvan a ser dragones, los piratas se marchen, las sapos volverán a ser aves y vosotros tenéis una misión también, los dragones quedan a vuestro cuidado aquí en la isla, seréis su ejercito de pequeños que los acompañarán.” Todos se abrazaron, pero no había pena en su corazón porque sabían que todos iban a estar bien, mientras subía Milón al Trupillo, los de abajo se despidieron de Babaio, a Dodo se le escaparon varias lágrimas porque “cualquier tonto pájaro dodo” llora cuando no va a volver a ver a alguine tan especial como Milón, porque las separaciones, aunque sea para bien, ¡siempre dan penilla!

      Al llegar arriba Milón empezó a recitar:

     -Os llamamos a vosotros, los 13 dioses y os invocamos uno por uno:
o       Matildis, creadora de los comienzos y conciliadora de los demás dioses
o       Towande, Creadora y protectora de los huevos de dragón
o       Carmus, Diosa de la amistad y la unión
o       Emocius continis, Dios de los sueños y despertares
o       Lobe, Dios del movimiento
o       Géminisis, Diosa del valor
o       Blancae, Creadora de las islas
o       Cuentus Buskus, Creador de los recuerdos
o       Espea, Diosa de los dragones
o       Matildea, Diosa de la familia
o       Titus, Creadora de los trupillos y loros
o       Anatemus, Creadora de las simbologías y escrituras
o       Martus finalus, creadora de los finales

Aquí estamos el “elegido” y el que “lee los símbolos” para reunirnos con vosotros”

       En esto el árbol se convirtió en una enorme esfera de color azul, Milón y Babaio quedaron situados en el centro de la esfera, la cuál, empezó a ascender hacia el cielo, entonces aparecieron las siluetas de los 13 dioses, Milón y Babaio se unieron a ellos, se les veía tan felices a los dos!, los dioses los rodearon, y se miraron los unos a los otros, siempre los tendrían con ellos, en su corazón, en su memoria y sonrieron porque, así, siempre recordarían qué fue lo que les unió!




        No sé para vosotros pero yo he disfrutado muchísimo con este cuento conjunto y no puedo dejar de agrqadeceros vuestra participación y la ilusión que le habéis puesto.
        Creo que nos ha salido una historia chulísima y que ha sido genial ver como iba creciendo y llevándonos por caminos inesperado y llenos de aventuras. Dodo, Milón, Postilla, los demás pajaritos, Babaio y su mamá, la dragona y hasta el malvado Tangarico se quedan a vivir en este blog y es algo estupendo.
         Por supuesto, el cuento es de todos así que podéis contárselo a quién queráis, llevarlo a los demás blogs, enmarcarlo ;) o hacer con él lo que más os guste (no lo vayáis a presentar a concursos sin avisar  y pedir permiso a los demás cuentistas que eso esta muy feo) aquí en Matilda lo tenéis todito en la etiqueta "Nuestro cuento". Los que no habéis participado pero habéis lo habéis seguido, ¿os ha gustado?
         Poco más, espero que hayáis disfrutado de la aventura y que guardéis un bonito recuerdo de la experiencia :)
        Un abrazo gigante a todos.

11 comentarios:

Cartafol dijo...

Me lo leeré todo este fin de semana, que voy atrasada!

Pencies dijo...

Bueno¡Fantástico final! He de reconocer que me ha llegado a emocionar. Has hecho un final apoteósico recogiendo todas las pequeñas aportaciones de tod@s nosotr@s.La verdad que te ha quedado la parte más difícil el cerrar todas las puertas que los demás habíamos abierto y realmente ¡lo has bordao!.
Gracias a todos y en especial a ti Matilda por el regalo que nos has hecho: compartir un ratito de ilusión y que nuestra imaginación volara a lo más alto. GRACIAS . Espe

Anónimo dijo...

Pues sí, María, un poco de penita y una dosis de satisfación se siente al ver terminado este cuento, que estaba yo enganchadita esperando la continuación del cuento, pero en fin, todo tiene su final y este final es bonito no?, una experiencia más. Me ha alegrado mucho participar y compartirla con todos vosot@s. Personalmente, María, reconozco tu gran esfuerzo, esmero y entusiasmo en la publicación se este cuento en tu blog. Saludos para todos.

Matilde dijo...

Perdón, no quería poner anónimo al comentario anterior, se me fue la tecla...

Blanca dijo...

LLegó el final, da un poco de penita, pero ha sido estupendo compartir este cuento.
Me ha encantado cada parte, se nota el estilo de cada persona, el dar cada uno su puntito de imaginación.
En esta última parte me ha gustado el homenaje a los 13 cuenteros.
Gracias a Matilda por animarnos a embarcarnos en esta historia, y a todos por vuestros trocitos.
Un abrazo
Blancae

Cuentos del Bosque dijo...

Me encantó. Coincido que la parte de Marta de dar un cierre a esta histotia era todo un desafío. Desafío que logró excelentemente.

Gracias Matilda por esta oportunidad.
Lo compartiré en mi blog.
Saludos a todas desde Barlioche, Argentina.

M. dijo...

Enhorabuenaaa por varias razones. La primera porque os ha quedado un cuento chuliiisimo y la segunda porqe se te ocurrio una iniciativa preciosa y que ha tenido una gran acogida por parte del resto de blogueros (en la siguiente participo)

Un beso grande

geminis dijo...

hola, no habia tenido tiempo de pasar a leer la historia, me encanto el final y sentirme una diosa fue maravilloso ja.
besos

Tita la mas bonita dijo...

Un final que bien da para el inicio de otro cuento.. Había una vez 13 dioses, y los invocamos uno por uno:
1. Matildis, creadora de los comienzos y conciliadora de los demás dioses....

Y así.. los 13 dios se se reunieron para...!

Un Besito marino

Matilda dijo...

Jajaja, pues sí Tita, da para otro principio, a ver si más adelante nos animamos.
Un abrazo grande guapa.

Towanda dijo...

Primero me disculpo por no haber comentado a mis compañeras cuentistas en sus aportaciones (aunque sí he seguido de cerca el cuento) y ahora con el final me he emocionado de lo bien que quedó todo.
Gracias Matilda y gracias a todas.

Un abrazo.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...