jueves, 12 de diciembre de 2013

Humildes consejos y cavilaciones de una lectora voraz


¿Leer lo que sea pero leer?

         Estos días está habiendo mucho revuelo por un libro que ha publicado una popular presentadora de televisión. Han surgido opiniones de todos los gustos y yo he leído varios artículos sobre el tema. En uno de ellos se hacía el comentario que da título a la cavilación de hoy y se planteaba si, con tal de leer, era indiferente la calidad de lo que se leyera.

         Esta reflexión me llevó a acordarme de una mamá que, en mis tiempos de librera, me preguntó qué hacer para que su niño leyera. Yo la animé a descubrir los gustos del pequeño y a dejarle investigar y elegir. Después de pensar un poco ella me dijo: “vamos, que me llevo lo que sea con tal de que conseguirlo”.

         Me quedé bastante desconcertada y pasé un rato largo dándole vueltas a si yo me había explicado fatal o la señora había entendido lo que había querido, seguramente un poco de cada.


         El caso es que, entre la reflexión del artículo y mi recuerdo he estado dándole vueltas al asunto, ¿leer lo que sea pero leer? En mi humilde opinión, no, rotundamente no y mucho menos si hablamos de niños.

         Pero ojo, esto no quiere decir que me parezca mal que unos y otros lean lo que más les guste, evidentemente. Me explico.

         El mundo del libro está, ya os lo imaginaréis, lleno de intelectuales, de puristas y de críticos que defienden que, si vas a leer “basura”, mejor no leas. Yo no comparto esa idea, primero, porque me parece muy pretencioso alzarse con el cetro de la sabiduría absoluta y decidir que puedes tachar un texto de “basura” por tu cara bonita (por muchos estudios que tengas a tus espaldas). Segundo porque, como sabéis, soy una firme defensora del sentido lúdico de la lectura y tercero porque oye, para gustos colores y cada uno lee lo que le da la real gana y no tiene por qué sentirse mejor o peor por eso.

         Dicho esto, tampoco estoy de acuerdo con que me vendan la moto de cualquier best seller de turno. Suelo leer de todo y disfruto con muchos tipos de literatura. Me gusta que haya textos que me cueste comprender o que me obliguen, por lo elaborado de los mismos, a saborear cada palabra, pero también me encanta cuando me sumerjo en un relato de esos que se leen en un rato y que me hacen reír o pasarlo pipa a pesar de repetir para mí misma varias veces, “pero qué malísimo es”. Creo que si un libro te hace disfrutar ya tiene valor. Eso sí, no me vengas a contar que porque lees  en verano el libro que está por todas partes o las biografías de turno que te firma el supuesto autor ya eres un gran lector. No señor, lo siento, un lector es mucho más que esto y, aunque cueste definir los límites, la buena y mala literatura existe.


         Si nos vamos al terreno de los más pequeños la cosa es aún más significativa.

         Sabéis que siempre digo que hay que dejar que los niños descubran sus gustos lectores, que es muy bueno que elijan y que, aunque a veces nosotros no le veamos el chiste, hay que respetar que quieran este o aquel libro.

         Hasta ahí todo bien pero, ¿quiere eso decir que, con tal de que lean, les animamos a leer cualquier cosa? Yo creo que no. Un niño está creciendo, se está formando y debemos ayudarles a hacerlo de la manera más sana pasible. Sabéis que no soy nada partidaria de prohibir lecturas pero eso no quiere decir que no miremos, ni un poquito, que es lo que nuestro pequeño se lleva a la cama cuando lee por las noches, antes de dormir.

         Creo que las palabras y la literatura tienen mucho más poder del que, a veces, les otorgamos. Poder para hacernos sentir bien, poder para enseñarnos cosas, para abrirnos horizontes y también, claro, poder para hacer mucho daño.

         Como adultos, decidimos arriesgarnos a leer libros que quizá no sean lo más adecuado para nosotros, buenos o malos a nivel literario, cargados de ideas y valores de esta u otra índole, solemos ser conscientes de donde nos metemos. Además, ya estamos formados, se supone que ya tenemos una madurez, unas herramientas para enfrentar el mundo y una capacidad de filtrar (y a una mala, si no somos capaces, dejamos el libro y listo). Los niños aún están creando todo esto y es por eso que debemos ayudarles a seleccionar, leer con ellos si pensamos que una historia les puede confundir o impresionar y ayudarles a entender lo que se les escape. No es justo que, porque lo mayores queremos que sean lectores, les dejemos enfrentarse a un mundo tan amplio y variado como el real sin llevarles de la mano si lo necesitan o sin hacerles sentir que, en este camino, también cuentan con nosotros.


         Personalmente, a nivel de adultos, no leo lo que sea con tal de leer, hay libros que no me gustan, promociones que, opino, se ríen de nosotros,  escritores, o supuestos escritores, que no respetan ni valoran en absoluto a la literatura o a los lectores. Pero esa es mi opinión y es muy subjetiva, no creo que yo sea quien para juzgar a nadie por lo que lee.         

         A nivel infantil, sé que hay los mismos tejemanejes y las mismas promociones y que, a veces, los adultos, pecamos de ansiosos en lo que al afán lector de los niños se refiere. En este aspecto, sí creo que debemos ser muy cuidadosos. Que no nos engañen los colores bonitos porque los jóvenes lectores merecen mucho más que eso.

         Y si no tienen que ser lectores porque ese no es su camino, ¡no pasa nada! No recurramos a lo que sea para forzar algo que debe llegar con alegría y con facilidad.

7 comentarios:

Gijón dijo...

¡Hola Matilda! Yo también he pensado sobre esto alguna vez, especialmente cuando me enfrento a los libros juveniles, o infantiles hace unos años, cuando quiero regalar un libro a mi primo pequeño.
No tengo una respuesta clara cuando se trata de niños y de literatura infantil. En ese campo me resulta mucho más difícil encontrar la diferencia entre un buen libro y uno regulero, aunque seguramente la hay y aunque sé que hay algunos que son buenos porque se corre la voz. Pero estoy de acuerdo contigo en que siempre es necesaria una guía para los más pequeños.
Lo que sí tengo claro es que, en cuestión de géneros (vampiros, cómic, aventuras, etc.) sí deben leer lo que quieran, si no llegamos a la conclusión de tu artículo: no leerán por placer y al final será peor.
Y para los adultos, creo que cada uno debe leer lo que quiera (no creo que se haga daño a nadie más que a uno mismo leyendo el libro de una tertuliana) pero de ahí a considerarse lector... Efectivamente, son cosas distintas.

¡¡Muchas gracias por esta humilde cavilación!!
Un abrazo

Margari dijo...

Pues sí, cada uno que lea lo que quiera, que no se hace daño a nadie. Pero los niños , este leer lo que quieran tiene que ir con unas limitaciones. Es una etapa de formación, aprendizaje, así que hay que cuidar de lo que leen. Y acompañarles. Y si no se le acompaña en esos momentos de lectura, preguntarle, mostrar interés por sus libros, por lo que han leído. No se les puede dejar solos.
Besotes!!!

Eva Campos dijo...

Me encanta esta entrada Matilda. Yo me he planteado muchas veces esto, sobre todo porque a mi hija (como ya te he comentado en otras ocasiones) se le quedan cortos los libros de su edad en cuanto a grosor y historia, pero tengo que tener cuidado con los títulos que elegimos para no caer en libros que creo que no son adecuados para ella. .Sólo tiene 9 años y aún no tiene edad de leer libros que traten de institutos, preadolescentes, etc. Estoy completamente de acuerdo contigo en que es muy importante llevarles de la mano en este camino y que elijan lo que quieran pero con un poco de supervisión de los mayores. Igual que no les dejaríamos ver una película para mayores de 18 años no podemos dejarles que lean cualquier cosa que caiga en sus manos. Muchas gracias por hacernos estas reflexiones. Un besito.

Meg dijo...

Yo soy de las que me he puesto negra por ese libro, pero porque esté colocado junto a los demás, como un libro más, y no puedo evitar pensar en los escritores que hay currándoselo por hacerse un hueco. En cuanto a que la gente lo lea, me da igual, es respetable, aunque no lo comparta (esos gustos) y no crea que sea literatura, la santa voluntad de cada uno está por encima de todo, yo misma he leído libros que reconozco mediocres pero me han enganchado. Pero me parece importante saber distinguir.
En cuanto a los niños, lo que sea no vale, se están formando, es crucial ese periodo, y si hay que acompañarlos, se acompaña. Un besote!!

bibliobulimica dijo...

¡que gran entrada! ¡me encantó! y comparto tu opinión: la lectura debe ser lúdica, y hay que involucrarse con lo que están leyendo nuestros hijos, precisamente porque es parte de formarlos y evitarles tomar lecturas poco adecuadas para su edad.
Un beso,
Ale.

Isabel Hernandez dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, es un tema al que últimamente le he dado muchas vueltas. Primero, porque me he topado con un par de libros este verano que me han gustado, a pesar de ser los típicos libros superventas de los que, en otras circunstancias, habría pasado olímpicamente.

Segundo porque he luchado bastante para fomentar en mi hijo el gusto por la lectura y como dices, he buscado mil libros distintos pensando en sus gustos a ver cual le podría despertar el interés, hemos leído juntos, le he contado cien mil historias, no hay manera. Finalmente me conformo con que lea los libros trimestrales que le imponen en clase y punto. He tirado la toalla, me relajo y dejaré que llegue "el libro", espero, que le haga despertar y si no, como tú dices, tampoco pasa nada, la lectura es algo a lo que hay que acceder por gusto y no por obligación.

kabuki saltuki dijo...

tienes toda la razón, forzar es siempre un error... besos

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...