jueves, 7 de noviembre de 2013

Humildes consejos y cavilaciones de una lectora voraz.


Por qué lo bueno de leer es difícil de explicar.

         Ya hemos hablado varias veces de por qué es bueno leer, ya hemos hablado de lo importante que es la lectura, de lo especial que es para los lectores empedernidos y de todas las ventajas que tiene para nosotros. Ya hemos comentado, en infinidad de ocasiones lo que opinan los pedagogos y los beneficios objetivos y científicos que nos reporta el sumergirnos en un libro pero, aunque parezca mentira, yo siempre tengo la sensación de que nos queda mucho por decir.

         Y es que, por más que trate de explicarlo, parece que no llego a hacerlo bien.

         No sé si habéis visto la serie The Big Bang Theory (si no lo habéis hecho, os la recomiendo muy mucho) ni si conocéis al genial y excéntrico doctor Sheldon Cooper pero, precisamente, fue un comentario suyo el que, hace poco, me hizo plantearme esta entrada que hoy os traigo. Sheldon, que es un científico importante y que posee una inteligencia muy por encima de la media pero que es incapaz de relacionarse con su entorno más cercano y con la gente como lo hacemos los demás,  ponía en duda varios Premios Nobel, entre ellos el de literatura. Cuando yo oí el comentario resoplé y Jaime, que sabe que estas cosas me enervan, se río y me comentó: “es que es complicado de explicar, objetivamente hablando, ¿qué merito tiene un Premio Nobel de literatura?”. Y tenía razón, objetivamente hablando, en un mundo y una sociedad tremendamente materialista, es muy complicado explicar el mérito de un libro que hace que tiembles hasta la entrañas.


         Entendemos perfectamente, y desde luego aplaudimos, el descubrimiento de una vacuna contra una de tantas enfermedades que hoy causan dolor, entendemos perfectamente el mérito de lanzar cohetes tripulados (por personas, si es por animales, me parece muy mal) al espacio, entendemos el mérito de conseguir que, poco a poco, la humanidad respete cada vez más derechos humanos (que ya nos vale, esto no debería ser un premio, no debería ser un mérito, debería ser una realidad inamovible) pero, ¿cómo explicamos el mérito de un buen libro? ¿Cómo justificamos que la aportación de un escritor a la sociedad y a la literatura es importante? A ver si me podéis ayudar.

         Y es que, el problema, creo yo, es que hoy en día los sentimientos y la salud y el crecimiento de los mismos no ocupan el lugar que deberían.


         Un libro, un buen libro, puede hacer mucho, muchísimo más que entretener. Un buen libro puede luchar contra las injusticias y denunciar situaciones escandalosas, puede devolver la esperanza a quien la creía perdida, puede abrirnos la puerta a lugares y sensaciones. Un libro, una historia en general, indigna, hace reír, hace llorar e, incluso,  hace que cambiemos nuestra perspectiva de algunas cosas. Nos puede ayudar a rectificar (que es de sabios) o a reafirmarnos en una opinión, nos da otros puntos de vista, nos ayuda a entender a otras personas, costumbres y culturas (o a no entenderlas nada de nada y definitivamente), nos ayuda a conocer más y mejor.

         La literatura, la música, el cine… no nos dan nada material y lo que nos dan, aparentemente, no es necesario para sobrevivir. Supongo que ahí está el problema y el error porque una vacuna, un lanzamiento espacial, el famoso bosón de Higgs (que yo no he conseguido entender de qué va pero intuyo que es muy importante) nos dan calidad de vida, son luchas e investigaciones por el bienestar del ser humano, del plantea, de los seres vivos… ¿no nos dan calidad de vida los libros? ¿No nos ayudan a hacer nuestro día a día más completo? No podemos hablar, creo, de sus beneficios objetivos pero sí sabemos que el mundo sin música sería muy triste, ¿no? Pues el mundo sin cuentos perdería algo fundamental e innato en el ser humano, la necesidad de contar y escuchar historias.


         Ya veis, los libros alimentan el alma, ayudan a curar, a crecer y a vivir por dentro. No lo vemos, no lo podemos explicar del todo pero son fundamentales para que las personas estén enteras.

         Me imagino que el problema es que a todo eso que no vemos, a nuestro interior, no le damos toda la importancia que merece y por eso puede haber quién piense que la literatura nunca aportará a la sociedad lo mismo que la medicina. Yo creo que ser feliz es uno de los objetivos de casi todas las personas y que a veces, a pesar de tenerlo todo, no la encontramos, eso, seguramente, es porque no nos enseñaron a valorar lo importante, porque no pudimos crecer por dentro porque nadie se dio cuenta de que el alma también necesita hacerse grande y de que las cosas que la hacen grande no se pueden ver, ni tocar y en un primer momento, pueden parecer hasta insignificantes.

         Sé que siempre habrá quien no me entienda pero yo sé que, gracias a los libros soy capaz de ver, entender y sentir cosas que, de otro modo, no habrían llegado a mí.

9 comentarios:

Mariuca dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo. Los libros nos aportan muchísimo aunque no siempre se les aprecie en lo que valen. De todas formas entre los verdaderos lectores sabes realmente lo que es capaz de conseguir un libro en nuestras vidas, en nuestro ánimo, en nuestra forma de pensar.
Un saludo.

Margari dijo...

Totalmente de acuerdo con tu entrada. ¿Cuántas cosas aprendemos con los libros? Con ellos nos acercamos a otras culturas, a otras problemáticas, a otras situaciones... Luego, quizás te picas, quieres saber más y ya acudes a otros tipos de libros. Pero si ese primer libro no lo hubieras leído, ese segundo paso no habría llegado. Estoy cansada de escuchar que la literatura no sirve para nada...
¿Puedo compartir tu entrada? Es que me ha encantado!
Besotes!!!

Matilda dijo...

Tienes toda la razón, Mariuca pero, qué difícil es explicarlo, ¿verdad? Porque lo bonito es conseguir que los no lectores nos entiendan ;)
Un abrazo.

Matilda dijo...

Margari, es un honor que quieras compartir la entrada. Yo sé que tú me entiendes pero, como le decía a Mariuca, ¡qué difícil es de explicar! Yo también estoy cansada de escuchar esos topicazos.
Gracias por estar ahí y por formar parte de la marea de lectores empedernidos que amamos los libros ;)
Un abrazo grande, guapísima.

Anuca dijo...

Ay Matilda! Sólo te voy a escribir tres palabras: "Yo te entiendo"
Me ha encantado tu entrada, la comparto y... me quedo por aquí
Un besin

Matilda dijo...

¡Gracias, Anuca! Siempre anima saber que hay locas como una, que saben perfectamente de o que hablo ;)

Un abrazo y bienvenida a este rinconcito.

Las comecuentos dijo...

Siempre se han considerado las letras como una opción menor, mientras que las ciencias son elevadas a los altares. Por suerte hoy en día sabemos que no es más inteligente un científico, simplemente es mejor en matemáticas. La inteligencia hoy en día se valora por muchos aspectos, entre otros la inteligencia emocional, que es una inteligencia más, como el la inteligencia espacial, la lógica o la capacidad de abstraer conceptos. Y la literatura es cultura, y la cultura es lo que da identidad a las personas y a los países. La ciencia son verdades universales, la literatura (la buena literatura) es pensamiento, profundidad, conociemiento...). Los que estamos más interesados en las artes que en las ciencias no nos conformamos con saber que 2 + 2 son 4.
Enohrabuena por tu entrada, tienes mucha razón.

Matilda dijo...

Sabias palabras, Comecuentos, me ha encantado tu reflexión. Gracias por poner palabras a los pensamientos que, a veces, no sabemos expresar.
Un saludo.

bibliobulimica dijo...

pues bravo por Sheldonm que motivó esta entrada ;)

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...