sábado, 30 de octubre de 2010

Halloween a partir de 14 años.


               
                 Hoy vamos a terminar nuestra semana terrorífica porque, ya dijimos que nosotros somos miedosos y no queremos tener que vérnoslas mañana con brujas ni con fantasmas J
                Como le toca el turno a los más mayores tenemos dos recomendaciones solo para valientes y además, queremos hablar un poquito de los vampiros o, más bien, de dónde viene su tradición. No sé si lo sabéis pero se cuenta que Bram Stoker, cuando escribió Drácula, se inspiró para hacerlo en la figura de Vlad Dracul que gobernó Rumanía en el S.XV. Aquí tenéis algo de su historia.
                “Nació en 1428, sus ancestros se contaban entre los más altos de la aristocracia rumana e incluía a su abuelo Mircea el Grande, aliado del príncipe de Luxemburgo para detener a los invasores turcos.
                Su padre, también llamado Vlad fue educado como un noble en la corte de Segismundo de Luxemburgo, donde fue inducido en la Orden del Dragón. Este honor le valió su nombre (dracul, en rumano quiere decir Dragón), su fama (en el dialecto campesino dracul quiere decir demonio) se acrecentó cada vez más en la región como la del verdadero hijo del diablo.
                Tras años de luchas intensivas, su padre Vlad consolidó su trono y se decidió a tener hijos, entre ellos su futuro sucesor. Este se crió entre batallas, pillajes y ejecuciones, mostrando desde niño una morbosa fascinación por las mazmorras de su padre. Al crecer ,los vientos de la política lo llevaron a servir como oficial del Sultán turco. Finalmente a los 25 años, tomó el trono de su padre, y ahí comenzaron los problemas. Su primera medida fue la de ejecutar a todo el consejo de Boyardos que tradicionalmente moderaba a los príncipes: primero empaló a la sus mujeres y niños, luego los hizo trabajar reconstruyendo una fortaleza y cavando túneles. Según las crónicas, usó su sangre para teñir de rojo el cemento de la torres. Esa crueldad fue solo el comienzo: Vlad Dracul desató un reino de terror que transformó Rumanía en una tierra sin crímenes, sin insultos, la menor contradicción a la voluntad del príncipe significaba la muerte inmediata.
                Al día siguiente, sobre el lecho de Vlad, se encontró el cadáver de la joven completamente desangrado, pero sin el más mínimo rastro de violencia en su cuerpo. La madre de la joven que también pertenecía a los sirvientes del castillo murió dos años después atormentada con la idea que su hija venía todas las noches a su cuarto e imploraba que le diera descanso eterno.
                Todos estos sucesos llevaron a que sus súbditos aseguraran que verdaderamente Vlad Dracul era el hijo del diablo y que a pesar de haber muerto, su maléfico espíritu rondaría para siempre en busca de su alimento: la sangre humana”.
                Tremendo el señor, ¿verdad? Y de su mano vamos con la primera recomendación de hoy.


Drácula. Bram Stoker.
                Como hoy hablamos de chicos y chicas ya más mayores, vamos a proponerles que se atrevan a enfrentarse a los clásicos, a los que después inspiraron tantas y tantas leyendas, novelas, películas. No podía faltar en ese caso la primera obra que nos habla de vampiros y que desencadenó todas las historias posteriores.
                               A finales del SXIX Jonathan Harker,  un abogado procurador inglés viaja a Transilvania a acabar de vender unas propiedades al conde Drácula y se hospedará en el castillo de este. En un principio su anfitrión le parecerá una persona agradable pero pronto se dará cuenta de que el anciano tiene algo inquietante y en poco tiempo descubrirá que en nada se parece a una persona y que además está prisionero del conde.
                Mientras, en Londres, su prometida ve inquieta como si amiga Lucy sufre una extraña enfermedad que le roba las fuerzas y termina matándola.
                Ambos horrores están relacionados y los protagonistas de esta historia se verán enfrentados a peligros y fuerzas que les son del todo desconocidas y a las que no podrán vencer sin la ayuda de Van Helsing, otro personaje que se convirtió en leyenda.
                Una gran novela que ningún amigo de los vampiros debería dejar de leer, al fin y al cabo, ¡así empezó todo!


Cuentos. Edgar Allan Poe.
                Otro clásico, en este caso de un terror mucho más psicológico, que juega con los miedos y explota los peores sentimientos de las personas. La muerte, la locura, la maldad… todos ellos se mezclan para contarnos historias intrigantes en las que el autor va dejándonos datos y pistas muy poquito a poco para tratar de sorprendernos, y conseguirlo casi siempre, con finales sobrecogedores y horripilantes.
                El gato negro, uno de mis favoritos nos cuenta la historia de un matrimonio amante de los animales y de cómo el marido, narrador del cuento, va cambiando y convirtiéndose en una persona desagradable y extremadamente violenta hasta el punto de maltratar a su esposa y a sus animales. Su favorito es un gato negro al que acabará odiando pero… no debería meterse con él, al fin y al cabo, los gatos son animales especiales…
                Este es uno de tantos cuentos pero en todos nos sentiremos intrigados desde el principio y Poe nos irá llevando de la mano por donde él quiere que vayamos y por donde nosotros no siempre hubiéramos querido ir.
                Creo que nadie que se vanaglorie de ser lector o espectador del género de terror debería pasar sin leer estos libros. Seguramente, en este ámbito, nada habría sido igual sin ellos y si los más jóvenes quieren acercarse al miedo, ¿por dónde mejor que por el principio?


Con esto terminamos nuestra semana de halloween y yo, que soy muy curiosa quise informarme también un poco de por qué el lunes no tenemos que ir a clase o a trabajar y me encontré con que el día de Todos los Santos es una fiesta cristiana en la que se honra a todos los santos (casi siempre mártires) conocidos y desconocidos según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.
Actualmente, además de a los santos, en España,  es costumbre ir al cementerio a honrar a los seres queridos que ya no están. ¿Queréis saber que más cosas se hacen ese día?
“En Cádiz se celebra el 31 de octubre los Tosantos, disfrazando a los conejos, puercos y gallinas de los mercados de la ciudad; también se hacen muñecos con frutas, verduras y frutos secos que reflejan de modo crítico y humorístico la realidad social del año.
En Ceuta es el Día de la Mochila, la gente sale al campo portando una mochila de frutas y frutos secos con la que pasa el día.
En Galicia se celebra el Magosto.
En Cataluña se celebra la denominada castañada en la que se comen boniatos al horno, castañas y unos dulces especiales para este día llamados panellets.
En Cocentaina (Alicante) se celebra la "fira de tots sants" o feria de todos los santos. Una licencia de mercado concedida por el rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso la convierte en una de las ferias de productos más antiguas e importantes de España.
En Los Pedroches se encienden velas en las casas y se comen las tradicionales gachas de leche.
En Extremadura, se va de gira al campo a merendar la chaquetía.
En la dehesa de Guadix se comen pestiños y boniatos, en Jaén, buñuelos, y en el resto de España huesos de santo.
En Baños de la Encina (Jaén), son varios días y las más importantes fiestas en el año. Antiguamente, que toda la noche tocaban las campanas a muerto, los hombres se iban a la sierra y las mujeres quedaban rezando. Hoy hombres y mujeres, se van al campo, a casillas, a chambaos o a donde pueden a pasar dos o tres días.
Tanto en España como en México es costumbre representar Don Juan Tenorio la noche del Día de Todos los Santos.
En México  se hacen ofrendas en las tumbas para dar a los fallecidos generalmente comida, bebidas ,flores y cosas que les gusten, que se quitan el día 2 por la noche  permitiendo,  de esa manera, que los fallecidos disfruten la noche del primero de Noviembre de sus ofrendas.
En Guatemala, se realizan visitas a los cementerios dejando usualmente flores y a veces comida a los difuntos, se vuelan Barriletes Gigantes en Sumpango y Santiago Sacatepequez y se degusta el platillo llamado Fiambre (Combinación de embutidos y verduras).
En Bolivia es tradición recibir a los muertos al mediodía del 1 de noviembre con una mesa ceremonial donde se "recibe" al difunto con comida y bebidas, generalmente que fueron de su gusto. Se cree que los difuntos se quedan entre nosotros desde el mediodía del 1 de noviembre hasta el mediodía del día siguiente. En ambos días se realizan visitas a los cementerios donde se espera también a los difuntos con flores y comida.
Debo reconocer que yo no voy a hacer ninguna de estas cosas y que aprovecharé el puente para pasear por el campo (si la lluvia nos da permiso) con mi familia y mis perros, reunirnos alrededor de la chimenea y disfrutar del otoño que me encanta, pero me parece interesante saber a qué debemos todo este revuelo que nos rodea a principios de noviembre y ya vemos que todo gira alrededor del mismo tema. Este es el fin de semana de los difuntos, con sus cosas divertidas y no tan divertidas.
Espero que todos lo disfrutéis y que los que queráis hacerlo paséis  muuuuucho miedo.
Yo, por mi parte, he pasado una semana estupenda buscando información, aprendiendo cosas nuevas y releyendo libros que hacía tiempo no sacaba de la estantería.  Ojala a vosotros también os haya gustado.


viernes, 29 de octubre de 2010

Halloween a partir de 10 años.


                Se va acercando la temida noche de las brujas y Matilda ya tiene hasta pesadillas de tanto leer sobre calabazas y vampiros… pero, ¡nos estamos divirtiendo tanto!
                Hoy queremos acercaros un poco más a la historia de un fantasma que a nosotras nos gusta mucho, el jinete sin cabeza. Parece que su leyenda proviene del folclore alemán aunque, por más que hemos buscado, no hemos dado con ninguna historia que nos cuente esta vertiente. Seguiré buscando, si consigo encontrarla no dudéis que os mantendré informados.
                La versión más conocida es la que Washington Irving nos cuenta en La leyenda de Sleepy Hollow, escrita en 1820.
“En la historia, el hombre que se convierte en el Jinete sin Cabeza es un mercenario alemán contratado por la armada británica en 1776 para apoyar a los soldados británicos en la revolución. De los 548 mercenarios alemanes que perdieron la vida durante la revolución, éste es cazado por soldados enemigos cerca de Sleepy Hollow (Nueva York) y decapitado con su propia espada. De acuerdo con la leyenda local, el Jinete sin Cabeza aparece en forma de espíritu para tomar la cabeza de los vivos.”
El autor inglés encuadra esta leyenda en un cuento de terror que tiene como protagonista a Ichabod Crane.  Un profesor de escuela glotón enamorado de la joven Katrina Van Tassel (hija de un rico terrateniente) y que parece que tuvo que enfrentarse al terrible jinete.
El cine se ha hecho eco de esta historia varias veces y de mil maneras distintas pero mi preferida es la de Walt Disney y aquí os dejo un trocito de la misma, para que os asustéis y decidáis si queréis ver el resto J




Pegadiza la canción, ¿verdad?

Y como ayer os entretuvimos muchísimo hoy queremos portarnos mejor y no tardar tanto en enseñaros las recomendaciones del día.

Una misión monstruosa. Eva Ibbotson.
En una pequeña isla que no sabemos dónde está viven tres hermanas, ya viejitas que llevan muchos años cuidando de los animales del mar heridos y en peligro, los conocidos y los no tan conocidos, los normales y los, un poco, especiales. Pero ya están cansadas y necesitan alguien que les sustituya en su labor así que, ni cortas, ni perezosas deciden secuestrar unos niños para enseñarles y que continúen con tan difícil misión.
Los niños secuestrados estarán encantados con su nueva vida, pero claro, sus padres no y comenzarán a buscarlos por todas partes poniendo en peligro la isla y el proyecto secreto que tienen las tres hermanas.
Eva Ibbotson tiene muchos libros infantiles y juveniles y varios de ellos están llenos de brujas, fantasma y seres mágicos y tenebrosos que nos van a llevar a vivir aventuras descabelladas y llenas de humor. Este es uno de ellos.


Coraline. Neil Gaiman.
La historia comienza cuando Coraline y sus padres se mudan a una vieja casa bastante original que ha sido dividida en apartamentos.
Para no aburrirse se dedicará a investigar y conocerá no solo a sus vecinos sino también una puerta en su casa que no debería abrir. Pero claro, Coraline es curiosa y abrirá la puerta y paseará por una casa igual que la suya donde sus padres le hacen más caso y le preparan ricas comidas y donde sus vecinos, ya de por sí extraños son aquí mucho más extraños. A Coraline le encanta este mundo hasta que descubre que no todo es como parece y trata de volver. Pero ya nada es como cuando lo dejó y las cosas en su verdadera casa han cambiado un poco. Ahora tendrá que ser valiente y conseguir que todo vuelva a la normalidad.
Como Coraline, los niños deben ser valientes para leer este libro que da un poco de sustito, pero si lo hacen yo creo que se lo pasarán muy bien porque es muy original y nos enseña mundos muy interesantes. Neil Gaiman tiene una imaginación tremenda para regalarnos aventuras diferentes y fascinantes. Un libro para niños un poco más mayores ya que se detiene en descripciones y nos enfrenta a situaciones difíciles pero salvables.
 A mí, por lo menos, me encanta.
Mañana termina nuestra semana de Halloween. Espero que no hayáis pasado tanto miedo que no queráis enfrentaros al final.

jueves, 28 de octubre de 2010

Halloween. Hoy, a partir de 8 años.


Matilda lleva toda la semana enfrascada en la fiesta de Halloween y se lo está pasando de lujo. No os imagináis la cantidad de cosas que estamos aprendiendo de tanto bichear para contaros.
Hoy queremos que conozcáis la historia de la Jack O´Latern, la calabaza labrada con una velita dentro, que vemos  por todas partes en esta fiesta. Hay muchas versiones y varias leyendas distintas pero parece que la verdadera viene es esta:
“El origen de las famosas calabazas talladas viene de una leyenda de origen celta (a caballo entre Irlanda y Escocia) sobre Jack "El Tacaño" (Stingy Jack en el original inglés), un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Esta conducta le consiguió toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás.
El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió una ronda más juntos como última voluntad. El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.
Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.
Su destino no fue mejor, tras morir (mucho antes de esos diez años pactados), Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al Infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o "Jack of the Lantern", nombre que se abrevió al definitivo "Jack O'Lantern". Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, más fáciles de conseguir en EEUU) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con estas figuras horrendas (para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer Truco o trato).
¿Qué os parece? ¿Os animáis a tallar calabazas para ahuyentar a Jack? A mí me gusta mucho esta historia.
Y como es natural, no podíamos olvidar nuestras recomendaciones terroríficas para hoy. Dos clásicos de la literatura infantil.


El pequeño vampiro. Angela Sommer-Bodenburg.
Antón es un niño al que le encantan los libros de terror, los lee continuamente y se siente fascinado por las brujas, los muertos vivientes o los vampiros. Pero cuando Rüdiger, un niño vampiro de verdad, se sienta en el alfeizar d su ventana, la visión que tiene de estos seres cambiará para siempre. El vampiro promete no morderle y una vez perdido el miedo inicial ambos se harán inseparables y juntos tendrán que enfrentarse a dificultades, peligros y aventuras. Esconderse de la familia del otro será el primer problema que tendrán, pero no el único.
En este libro nos encontramos un vampiro, más de uno en realidad, simpático y nada peligroso, pero nos queda muy claro que no todos son así y esto hace que la historia sea más creíble. Digamos que los niños se ven animados a enfrentarse una historia de vampiros porque Rüdiger es bueno y valientes además porque los demás no lo son.
Fácil de leer, con un buen ritmo y mucha acción y diálogo, este es uno de esos libros que yo recomiendo siempre ya que, si a los peques les gusta, tienen tooooda una colección con estos personajes y un millón de aventuras que les harán pasar muy buenos ratos. Mi hermana, mi prima y yo nos los bebíamos.

Las brujas. Roald Dahl.
Yo siempre digo que ningún niño debería dejar de leer a Roald Dahl (o por lo menos intentarlo). Tiene montones de libros llenos de historias diferentes, con mucha moraleja y que sorprenden continuamente. Para mí un gran escritor, más admirado aún por su compromiso con la literatura infantil con la que trata de entretener y enseñar al mismo tiempo.
Las brujas es una de sus obras más conocidas y yo debo confesar que pasé bastante miedito tanto al leerlo como cuando vi la película. Estas brujas no tienen nada que ver con las señoras simpáticas de las que hablábamos ayer, son realmente malas y en su convención anual han decidido aniquilar a todos los niños del mundo. Menos mal que el protagonista de la historia, un niño de siete años y su abuela, una señora muy original, están atentos para impedirlo.
Esta vez no vamos a conocer bruja buenas así que si los peque son muy miedosos o leemos con ellos para ayudarles a asimilar el susto o esperamos un poquito a que se vean capaces de hacerlo. Roald Dahl no es un autor que endulce la vida, enseña que a veces esta es dura pero que siempre hay que sacarle el lado positivo y que al final, de una manera u otra, los buenos ganan y los malos pierden, aunque no siempre ocurre como o cuando quisiéramos.
Los dos libros están catalogados en su colección para 10 años pero, como yo siempre digo, todo depende de los niños y según mi experiencia, a partir de 8 años ya son más que capaces de pasarlo bien con ellos, de ahí la elección de hoy.

Espero que la entrada de hoy os guste. Mañana fantasmas :)

miércoles, 27 de octubre de 2010

Halloween para los que ya saben leer.

Hoy Matilda ha encontrado muchísimas cosas que contaros.
Queríamos saber más sobre las brujas y,  como siempre, el mundo del ciberespacio es infinito. Después de mucho buscar hemos encontrado un resumen que nos ha gustado. Ahí va un poquito de información sobre las brujas y sus cosas:
            “Según cuentan algunas leyendas, las brujas se reunían dos veces al año: una el 30 de abril, y otra el 31 de octubre, víspera de Todos los Santos. Convocadas por las fuerzas del mal, acudían en estas fechas a la cita montadas en sus escobas, para participar en los aquelarres y aprender nuevos hechizos.
            Pero... ¿qué tiene que ver la noche de Halloween con las brujas y sus escobas? La respuesta es que el 31 de octubre, día de Halloween, era la víspera del año nuevo para la brujería. Se decía que esa noche, todos los poderes de la brujería estaban más potenciados. Incluso, hay personas que creen que si durante esa noche te colocas la ropa al revés y caminas hacia atrás se te podría aparecer una bruja.
          Los gatos negros también son muy característicos entre las creencias de esta fiesta. Se dice que esa noche son brujas disfrazadas, que utilizan a este animal para pasar desapercibidas. Por eso, en Halloween se advierte que si te cruzas con un gato negro la mala suerte caerá sin remedio sobre ti... ¿sin remedio? Noooo, también hay un antídoto: si das siete pasos hacia atrás, la maldición se romperá.          Salem, es un pueblo de Estados Unidos, que también tiene mucho que ver en las supersticiones que rodean la fiesta de Halloween. En este lugar, hace muchos años, se llevó a cabo una cacería de brujas. El cuento dice que alguien las vio montadas en su escoba y escapando del exterminio. También se cuenta que la noche de Halloween salen a volar y que es más fácil verlas que cualquier otro día. ¡No te asustes!, son sólo leyendas.”

Ya veis, no hay que tener miedo, ¡todo solucionado con siete pasitos hacia atrás! Tened cuidado de no tropezar, ¿eh?
Yo debo decir que a mí me encantan las brujas, siempre me han caído bien, a pesar de su mala fama y también me gustan los gatos negros. ¡Un día podría disfrazarme de bruja!, no lo he hecho nunca, aunque para llevar mascota tendría que pintar a Byron, mi perro, de negro, porque no tengo gato.
En fin, como no quiero que solo tengamos miedo de estas señoras, aquí os dejo una poesía muy linda, claro reflejo de lo difícil que es su vida ;)
Por qué son malas las brujas
Las brujas vendían tortitas y helados
en un tenderete de color morado.
“¡Venid, venid, niños, no nos tengáis miedo,
que aquí regalamos ricos caramelos!”
Todos se escondían, nadie se acercaba,
miraban al cielo por ver si volaban
sobre sus escobas las brujas malvadas.
Y las pobres brujas, que no tienen alas,
que no tienen gato, ni están desdentadas,
¡ay! las pobres brujas, tan desprestigiadas
por todos los cuentos que escriben las hadas,
al verse tan solas, tan abandonadas,
como si estuvieran todas embrujadas,
suspiran y dicen, de muy mala gana:
“¡Niños, convertíos en sapos y ranas!”
(Sagrario Pinto)

Y después de esta poesía, creo que un día deberíamos hablar de las hadas… Pero ahora no, ahora tenemos dos libros estupendos que recomendar.


La bruja Mon.Pilar Mateos. 

            Esta es la historia de una bruja traviesa a la que, por querer ser más mala de la cuenta, todo le sale mal. Ni convertir a una niña en rana, ni hacer apuestas con otras brujas ni tener un reloj, sale como ella hubiera querido y al final del libro, en el colmo de la mala suerte, ella solita, sin comerlo ni beberlo, se castiga de una manera muy simpática.
El libro es ameno, divertido, muy fácil de leer y repite continuamente una frase que a los niños les hace mucha gracia, y que les anima en su lectura, “un jamón - dijo la bruja Mon”  (mi hermano la decía constantemente). Además, es muy educativo ya que todos vemos en la piel de la brujita que hacer cosas malas no trae más que problemas.
            No hace falta decir que el nombre de su autora ya es garantía suficiente por su largo historial en el mundo de la narrativa infantil.
            Como libro de brujas, creo que es imprescindible.


“Godofredo, el matasanos, se ha levantado temprano; va a visitar a un paciente más raro de lo corriente...”
Así empieza nuestra segunda recomendación Un fantasma con asma, precioso álbum ilustrado de la editorial Kalandraka escrito por Carmen Gil e ilustrado por Sarah Webster.
Para mi gusto, uno de los mejores libros de esta colección, no solo por lo ágil de sus versos y por sus dibujos a página completa que son una maravilla, sino también por lo divertido de la situación. ¡Un fantasma enfermo!, “que ni asusta, ni pasma; con guantes, gorro y bufanda,  va el pobre que no anda…”. No me diréis que no es chistoso. El pobre, en su frío caserón esperará la visita del médico y este le dará una receta estupenda para todos sus males. No os voy a contar cuál, pero la moraleja de este cuento es cálida y muy real.


Para terminar os dejo un enlace de una página con manualidades que me han parecido muy chulas y fáciles de hacer:
Por favor, si alguien hace el murciélago con globos que me lo cuente, ¡es genial!

martes, 26 de octubre de 2010

Halloween para los más pequeños.



        Aquí estamos otra vez, para seguir con nuestra semana terrorífica.
        Hoy vamos a comentar brevemente qué es halloween y qué se celebra. Después de mirar un millón de páginas y libros he encontrado en http://www.guiainfantil.com/ un resumen que me ha gustado. Es sencillo y creo que así es como hay que explicarles a los niños qué es la noche de las brujas, de manera sencilla.
        "El 31 de octubre es una fecha asociada con los muertos, las almas, las brujas y sus hechizos, debido a su cercanía con el día de todos los santos (o dia de los difuntos), que se celebra a principios del mes de noviembre.
        En realidad, muchos escritores coinciden en que Halloween era la festividad principal de los Celtas.

        Hace miles de años, los Celtas vivían en lo que ahora conocemos como la Gran Bretaña, y celebraban el año nuevo el 1 de noviembre. En la víspera, durante la noche del 31 de octubre, se reunía toda la gente del poblado, se encendían hogueras y se disfrazaban con las pieles de los animales sacrificados, como forma de ahuyentar a las brujas y a los espíritus malignos, ya que creían que los muertos volvían en la noche de Samhain, caballero y señor de la muerte, y se comunicaban con los vivos y les pedían alimentos. Si no alcanzaban sus peticiones, maldecían y hacían víctimas de sus conjuros a los pueblerinos asustados. De ahí viene la costumbre de pedir chuches y golosinas en la noche de Halloween. "O me das o te hago una travesura" ("Trick or Treat"). Toda esa historia ha generado muchas leyendas.
        La fiesta llegó a Estados Unidos a través de pequeñas comunidades de irlandeses católicos a mediados del siglo XIX y se expandió la tradición por el resto del mundo."
 
       En realidad la cosa se puede complicar mucho más, pero así, brevemente, esta es la esencia.

       Pero como este es un blog de libros Matilda no quiere dejar de lado lo más importante. ¡Vamos a mezclar esta fiesta con la diversión de la lectura! Y vamos a empezar por los más pequeños, con dos recomendaciones simpáticas y listas para leer y jugar.

Monstruos divertidos de editorial SM es el típico libro lleno de desplegables, pestañas de las que tirar, ruedas que girar, etc. Escrito con rimas y protagonizado por unos monstruos simpatiquísimos a mi me parece ideal para reírnos con los más pequeños de unos seres que en general les provocarán miedo y rechazo.  Por decirlo de alguna manera, sus primeros pasos en el mundo de las noches tenebrosas.
De verdad, echadle un vistazo, vale la pena.


Y aquí está mi segunda recomendación, El callejón del miedo de la editorial Timunmas. Debo confesar que adorna las estanterías de mi despacho en casa y que lo tengo abierto para que todo el mundo vea hasta qué punto puede un libro ser diferente y original.
Esta es la Mansión Lápida, donde sus dueños te invitan a pasar la noche. Después de una breve lectura en la que conoceremos a los habitantes del caserón y sus dependencias llegaremos a una puerta tenebrosa tras la que se esconden las figuritas de cartón de los protagonistas. Ya conocemos el lugar, nos han presentado a los anfitriones y solo nos queda abrir el libro completo para que la casa se despliegue y podamos entrar a pasarlo bien en su salón, sus dormitorios o su cuarto de baño.
Está llena de detallitos, trampillas, escaleras, chimeneas…, hasta una biblioteca, ¡no tiene desperdicio!
Yo aún no he jugado con ella, la estoy reservando para cuando tenga niños ya que a mi marido, obviamente, no le apetece mucho ;)

lunes, 25 de octubre de 2010

Halloween...


          Efectivamente, nos acercamos peligrosamente a la noche de las brujas y Matilda también quiere disfrazarse.
           Debo reconocer que soy una miedosa tremenda pero, como casi todos, me siento irresistiblemente atraída por los monstruos, las brujas, los vampiros y todos estos seres mágicos que tan pronto pueden hecernos reír como gritar de espanto.
           Halloween es una fiesta importada y todavía no especialmente bien acogida por aquí, pero cada vez tiene más fuerza y hay que reconocer que a los niños les vuelve locos, así que, ¿por qué no aprovechar este gusto para aproximarles a la lectura?, ¿por qué no les contamos de dónde viene la fiesta, en que consiste y por qué el 1 de noviembre no hay que ir al cole? Aprovechemos la fascinación de los más pequeños para enseñarles mundos mágicos y tradiciones, extranjeras y nuestras. Puede ser divertido, ¿no? 
           A Matilda le encantan estas cosas así que el blog va a dedicar esta semana a recomendar libros de fantasmas y vampiros y a hablar sobre el tema. Luego, el fin de semana, nos esconderemos para que no nos visiten ninguno de estos seres pues, como ya hemos dicho, somos muy miedosos ;)


         Hoy, para empezar suavecito, vamos a contar un cuento. Lo he encontrado buscando cosas sobre el tema y me ha gustado, aquí os lo dejo, a ver cómo lo veis.

       "Hace mucho tiempo, la mayoría de los monstruos eran seres simpáticos y golosos, tontorrones y peludos que vivían felizmente en su monstruoso mundo. Hablaban y jugaban con los niños y les contaban cuentos por las noches. Pero un día, algunos monstruos tuvieron una gran discusión por un caramelo, y uno se enfadó tanto que sus furiosos gritos hubieran asustado a cualquiera. Y entre todos los que quedaron terriblemente asustados, las letras más miedosas, como la L, la T y la D, salieron corriendo de aquel lugar. Como no dejaron de gritar, las demás letras también huyeron de allí, y cada vez se entendían menos las palabras de los monstruos. Finalmente, sólo se quedaron unas pocas letras valientes, como la G y la R , de forma que en el mundo de los monstruos no había forma de encontrar letras para conseguir decir algo distinto de " GRRR!!!", "AAAARG!!!" o "BUUUUH!!!". A partir de aquello, cada vez que iban a visitar a alguno de sus amigos los niños, terminaban asustándoles; y con el tiempo, se extendió la idea de que los monstruos eran seres terribles que sólo pensaban en comernos y asustarnos.
       Un día, una niña que paseaba por el mundo de los monstruos buscando su pelota, encontró escondidas bajo unas hojas a todas las letras, que vivían allí dominadas por el miedo. La niña, muy procupada, decidió hacerse cargo de ellas y cuidarlas, y se las llevó a casa. Aquella era una niña especial, pues aún conservaba un amigo monstruo muy listo y simpático, que al ver que nada de lo que decía salía como quería, decidió hacerse pasar por mudo, así que nunca asustó a nadie y hablaba con la niña utilizando gestos. Cuando aquella noche fue a visitar a su amiga y encontró las letras, se alegró tanto que le pidió que se las dejara para poder hablar, y por primera vez la niña oyó la dulce voz del monstruo.
        Juntos se propusieron recuperan las voces de los demás monstruos, y uno tras otro los fueron visitando a todos, dejándoles las letras para que pudieran volver a decir cosas agradables. Los monstruos, agradecidos, les entregaban las mejores golosinas que guardaban en sus casas, y así, finalmente, fueron a ver a aquel primer monstruo gruñón que organizó la discusión. Estaba ya muy viejecito, pero al ver las letras, dio un salto tan grande de alegría que casi se le saltan los huesos. Y mirando con ternura las asustadas letras, escogió las justas para decir "perdón". Debía de llevar esperando años aquel momento, porque enseguida animó a todos a entrar en su casa, donde todo estaba preparado para una grandísima fiesta, llena de monstruos, golosinas y caramelos. Como las que se hacen en Halloween hoy día; qué coincidencia, ¿verdad?"

Autor:  Pedro Pablo Sacristan


    
        Simpáticos los monstruos, ¿no?
        La próxima entrada, cuentos para los más peques, ¿quién dijo miedo?
       

sábado, 23 de octubre de 2010

Cómo reconocer a un monstruo. Gustavo Roldán.



        Casi todos los lectores incorregibles tenemos una librería preferida. Esa en la que conoces a los libreros, puedes pedir consejo y siempre están dispuestos a buscarte aquella rareza que has visto en tal sitio o tal otro.
          La mía, aquí en Sevilla, está en la Alameda de Hércules, número 77. Se llama Laextra vagante (Facebook, Web) y está especializada en guías y narrativa de viajes, aunque tienen literatura de todo tipo. Es pequeñita y muy acogedora y sus dueños cuidan hasta el último detalle en todos los aspectos. La sección de infantil es un cuartito encantador donde, como es natural, no les caben todas las novedades del mercado y encuentras una selección realmente muy bien elegida.
           Allí estaba yo, ayer por la tarde, cuando me encontré con este librito. Un álbum ilustrado (si te gustan, seguramente no encontrarás muchos sitios donde haya tantos y tan variados) que no tiene desperdicio y que no he podido resistirme a enseñaros.
           Cómo reconocer a un monstruo... algo realmente importante en la vida de un niño. No necesitamos muchas explicaciones ya que nos queda muy claro gracias a unos dibujos simpáticos y sencillos, un texto breve y conciso y un final chistoso.


           Lo leí tres o cuatro veces, imaginando mil maneras de contárselo a un niño y hacer que se muriera de risa. Creo que es el típico cuentecillo que por su sencillez puede convertirse en uno de los favoritos de la estantería. Ese que te piden que les leas una y otra vez y que podrán hacer ver que leen solos porque se lo habrán aprendido de memoria. Entre mis muchos albumes ilustrados, este, desde luego, no va a faltar.

           Es de Thule, una editorial que se va haciendo un hueco en las librerías pero que debería ser más conocida, ya que sus libros, tanto infantiles como de adultos, son muy originales y están muy cuidados en formato y contenido.

          ¿Os animáis u os da miedo enfrentaros al monstruo?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...